SER CONSCIENTES

Las emociones son importantes y necesarias para nuestra vida, nos alertan, protegen, animan o ayudan en distintos momentos. Son respuesta a un estímulo externo o interno para adaptarnos a una situación concreta. Debemos dejar que suceda, localizar dónde y cómo lo sentimos y preguntarnos qué consecuencia tiene para nosotros y los que nos rodean la acción o acciones que provocan. Nuestra tarea es ser conscientes de cómo expresamos lo que sentimos física y mentalmente. Si no nos gusta o no es adecuada la respuesta, tan solo con ser conscientes y vivir esta experiencia en presente ya hemos comenzado a cambiar. Los pensamientos que surgen ante las emociones son los que hacen que actuemos de un modo u otro y en la mayoría de las veces estos pensamientos son puras creencias adquiridas a lo largo de toda nuestra vida por experiencia propia o por la educación recibida. Vivamos nuestras emociones en presente y todo comenzará a mejorar. (Emociones creativas prácticas 32)

La vida se vive en presente continuo. seamos conscientes de cada momento, cada experiencia y cada emoción

COMPARTE

CONOCERSE Y RECONOCERSE

Ser uno mismo, conocerse y valorarse, hemos de dar un paso más en nuestro crecimiento en inteligencia emocional con la conciencia de lo que vivimos y somos. Cada decisión, cada proceso, lo hacemos desde nuestra propia responsabilidad e iniciativa. Es entonces cuando maduramos. Ya no son otros los que nos lo han pedido, ya no es la culpa de otro, somos los protagonistas de nuestra vida en lo bueno y en lo difícil. Entonces es cuando vivimos de verdad. Si nos pasamos la vida pensando en lo que pudimos y no hicimos, lo que podríamos ser y no somos, etc. Si además nos pasamos el tiempo comparándonos con los demás, ¿dónde está nuestra vida? Si no nos gusta lo que somos, hay que cambiar; si nos gustaría ser otra cosa, trabajemos por conseguirlo. Solamente nosotros tenemos las riendas de nuestra vida y solo nosotros podemos y debemos hacer de la vida un camino maravilloso en el que seamos los verdaderos protagonistas. (Prácticas 3 «Más emociones creativas»)

Conocerse bien es el primer y más importante paso para poder ser los protagonistas de nuestra vida

COMPARTE

SER FELICES

La FELICIDAD está en cada uno de nosotros, no busquemos fuera lo que está en el interior. La felicidad no se busca, se encuentra. No se trata de hacer sino de SER y comienza conociéndonos y, sobre todo, reconociéndonos y desde ahí compartir generosamente lo que somos con los demás, es en este «darse» cuando la felicidad adquiere sentido. Estamos inmersos en una sociedad que nos llena de cosas, de ideas y expectativas de una felicidad momentánea y efímera que nos genera decepción y ansiedad. Recordemos que la vida es un camino personal, desde lo que somos y cada paso tenemos que vividlo con consciencia e ilusión hacia lo que queremos alcanzar como personas, ahí está el secreto de la felicidad. (Prácticas 10 «Emociones creativas» y 32 de «Más emociones creativas»)

La felicidad depende de la actitud con que vivimos cada experiencia, cada momento

COMPARTE

EL RENACER DE LA PRIMAVERA

En nuestro vivir cotidiano tenemos que aprender el ritmo de las estaciones. Después de un invierno intenso de calma, descanso, reflexión… llega la primavera, esa explosión de luz, color y alegría que lo invade todo, también nuestro ser. Aprovechar esta estación para vivir intensamente la vida y soñar, desear y caminar hacía nuestras metas. La primavera es la estación de las flores fruto de lo sembrado en nuestro invierno, es abrirse y darse. Elaboramos una flor con tantos pétalos como deseemos y la llenamos de metas y deseos a corto plazo, son la motivación necesaria para vivir con alegría y sentido. En el centro ponemos nuestro nombre y la ponemos en un lugar a mano para ir arrancando cada pétalo cuando logremos cumplir lo deseado. Recordemos que todo es actitud y querer. La primavera nos anima a llevar a cabo todo lo que nos proponemos porque es la estación de la energía, la fuerza y la alegría. Prácticas 42 de «Más emociones creativas»

Renacer, ilusionarse y crecer en primavera, la vida triunfa

COMPARTE
  • 1
    Share

SALIR DE LA RUTINA

Entramos, sin darnos cuenta, en una espiral estresante de actividades que hacen que nuestra rutina diaria sea agotadora. No somos capaces de ver más allá de los quehaceres que llenan nuestra vida de actividades que no siempre nos hacen ser más felices y realizados. Si deseamos avanzar, continuar en nuestra vida con alegría y motivación, necesitamos salir de la zona de confort, por muy cómodos que nos encontremos en ella. (Prácticas 22 de «Más emociones creativas»)

Hay momentos en los que necesitamos salir de la rutina para encontrarnos con lo verdaderamente importante

COMPARTE
  • 8
    Shares

DESDE EL SILENCIO

Comenzamos esta semana con las prácticas de silencio con el alumnado de 2º de Bachillerato y aprovecho para animar a hacer silencio en nuestra vida. Busquemos momentos a lo largo de la semana para hacer silencio interior y exterior. En silencio nos encontramos con nosotros mismos, vemos por dónde vamos y cómo vamos, lo que necesitamos y podemos hacer, pero sobre todo escucharnos desde lo más profundo de nuestro ser. Comencemos con pequeños momentos de silencio. No tengamos miedo, el silencio nos cura y ayuda. Prácticas 21 «Más emociones creativas»

Lo más bello del silencio es que nos obliga a adentrarnos en nosotros mismos y reconocernos

COMPARTE
  • 4
    Shares

LOS RITMOS DE LA VIDA

Una de las maneras más sencillas y directas de trabajar la inteligencia emocional es desde lo corporal. La dimensión corporal nos ayuda a entendernos y reconocernos. La vida nos va marcando ritmos que no siempre respetamos o cuidamos, es en ese momento cuando perdemos el equilibrio entre cuerpo, mente y sentimientos y todo parece que se derrumba, que no estamos a la altura de las circunstancias o incluso olvidar el propósito de nuestro hacer en la vida. Ante cualquier experiencia emocional busquemos el ritmo, trabajemos nuestro ser corporal y centrémonos en cómo vividlo. Prácticas 11 de «emociones creativas»

Cada momento, cada situación, cada experiencia requiere su tiempo y ritmo vital

COMPARTE
  • 2
    Shares

ABRAZOS POR LA PAZ

La manera de expresar lo que sentimos por alguien sin palabras es con un abrazo. Uno de esos de corazón a corazón, en el que no hay mentira, ni doblez, ni miedos… al contrario, un abrazo sincero es un «te quiero» «Aquí me tienes» «Estoy contigo» una conexión tan fuerte que nos pacifica, consuela, calma y destensa. Cuando necesites un abrazo, pídelo, y ciando necesites recibirlo, pídelo. Los beneficios son innumerables y la recompensa inmediata. Para celebrar la PAZ, para concluir una sesión con un grupo en el que se ha trabajado el tema del perdón, del respeto, etc… terminar con una buena dinámica de abrazos es muy poderosa.

La propuesta de «Emociones creativas» (Prácticas 28) y «Más emociones creativas» (Prácticas 23) es muy clara. En esta ocasión propongo que en el día de la paz, o en cualquier momento que sea necesario, se realicen estas tres actividades.

1ª «Regalo abrazos» En la calle, el patio del centro escolar, la zona común de la oficina, etc… nos ponemos con un cartel de «regalo abrazos» y dejamos suceda. Seamos generosos y abracemos de verdad.

2º Otra versión de la primera. Consiste en repartir «Vale por un abrazo» y simplemente entregarla a alguien para que reciba un abrazo. Lo ideal es que esas tarjetas circulen durante un tiempo para que nadie se quede sin uno. En el centro escolar se realiza en los recreos comenzando pon un grupo que previamente ha trabajado alguna práctica de abrazos.

3º Con doble propuesta. En un lugar de paso, visible y cómodo, instalar un «punto de abrazos» donde quien desee recibir uno solamente tiene que acercarse y esperar a que alguien se lo ofrezca: en parejas o grupales. Además, la otra propuesta es el «photocall» un panel grande con la frase «Abrazos por la paz» «Abrazos para el buen rollo» … en el que se escriben frases positivas, quien lo desee se puede hacer una foto o selfie en el mismo.

Lo importante es trabajar previamente el tema de los abrazos y crear durante unos días un clima de cercanía y bienestar en nuestro entorno.

Nota: no debemos perder esta buena práctica de abrazar jamás.

Necesitamos abrazarnos más para comprender, animar, cuidar, querer, consolar, alegrar… a los demás y por ende a nosotros mismos, porque los beneficios de los abrazos sin recíprocos

COMPARTE
  • 14
    Shares

PARAR PARA SENTIR

El invierno nos invita a dedicar un tiempo para parar, descansar, reflexionar… un tiempo para recargarse y reencontrarse. Si paramos podemos ver y sentir por dónde vamos, cómo vamos y hacia dónde nos dirigimos. Profundizar en lo más hondo de nuestro ser y sentirnos. Es el momento del silencio exterior e interior, de descansar, cuidarnos y querernos. Invito a dedicar un momento al día para hacer este ejercicio tan importante y necesario en nuestra vida. El diario de sentimientos es un gran aliado para este tiempo. Tanto en «Emociones creativas»  (Prácticas 4) como en «Más emociones creativas» (Prácticas 6) nos encontramos con prácticas y actividades para facilitarnos este ejercicio.

Cada día, cada momento tenemos que vivirlo con intensidad para ser conscientes de nuestra vida, por eso es imprescindible PARAR, descansar y reponer energía

COMPARTE
  • 5
    Shares

MIS DÍAS POSITIVOS

Comenzar el año con ilusión, motivación y propósitos debería ser una obligación personal y si me apuran grupal, cuando se trabajo en equipos o en clase. Con la actividad 31 de «Más emociones creativas» se plantea que elaboremos un calendario de automotivación y lo coloquemos en un lugar visible para llenarlo de DÍAS POSITIVOS, de actividades y/o momentos que nos ayuden a seguir adelante con alegría e ilusión. Son actividades que puedo hacer con otros pero sin depender de ellos. Un paseo, una visita a un museo, ir al cine, comprar algo, un viaje, etc. Cuantos más días tengamos, mayor será nuestra motivación.

La ilusión es uno de los motores de nuestra vida emocional. No perdamos jamás esa chispa de emoción

COMPARTE
  • 1
    Share