“Maestro contento, alumno feliz”

Una breve reseña de la aportación en la V edición de Innovareli del proyecto «Emociones creativas»

Se trata de una propuesta para trabajar la Inteligencia Emocional desde los educadores. Somos nosotros los que tenemos que tener las habilidades emocionales suficientes para afrontar los acontecimientos de la vida, que no siempre son buenos y agradables, para trasmitir a los demás, en nuestro caso a quienes estamos educando, la fuerza necesaria para continuar adelante.

Si mejoramos nuestro SER emocional podremos dar lo mejor de nosotros a los demás y sobre todo al alumnado.

Desde el inicio del día comenzar siendo conscientes del aquí y el ahora. Un buen hábito que tenemos que adquirir es el desperezarnos, bostezar, sonreír… y dar las gracias al mismo despertar, pero también al comienzo de nuestras clases y rutinas diarias. Serán nuestros anclajes emocionales que nos dirán que estamos dispuestos a comenzar con ilusión y ganas.

Todo está en la ACTITUD y tenemos la obligación de hacer mejor la vida de los otros con positividad realista, alegría, fuerza, humor…

Buscar la manera de potenciar nuestra RESILIENCIA.

Algunas ideas y muchas propuestas en los enlaces:

  • Pregúntate conscientemente en este momento ¿Qué siento en este momento? ¿Cómo lo siento? ¿Por qué lo siento? ¿Qué necesito? ¿Qué puedo hacer?… todas las mañanas, todos los días responder a estas preguntas DIARIO DE SENTIMIENTOS
  • Con SENTIDO DEL HUMOR. Sonríe, sonríe, sonríe… busca el lado gracioso de las circunstancias, de la vida, de ti mismo.

Y, por último, recuerden que lo emocional se tiene que practicar todo el día, se lunes a Domingo, de enero a diciembre…

Debemos ser portadores de buen humor, alegría e ilusión para contagiar a los demás muchas ganas de vivir.

PROPUESTA DE TRABAJO

COMPARTE

UN NUEVO AÑO EN POSITIVO

Todo un año con sus días y sus horas por delante para disfrutarlos, saborearlos, aprovecharlos y hacer del año nuevo uno de esos que nunca olvidaremos. Comenzaremos buscando dentro de nosotros y a nuestro alrededor, recogiendo y revisando todo aquello que nos haga falta para realizar lo que queremos. Empezar con previsión y un plan con todo lo necesario, esto es a fin y al cabo lo que hace que un buen propósito se trasforme en un plan de acción

Te propongo una tarea que puedes llevar a la familia, al grupo, a la tutoría, la clase, la catequesis, etc… (Actividad 31 «Más emociones creativas»)

Descarga un calendario de este año, ya sea completo o mes a mes para hacer el trabajo o en tu agenda personal marca los días señalados con la tarea. ¡Adelante!

  1. Se trata de señalar en el calendario un día al menos de cada mes con una intención que lo convierta en un día especial, un día positivo de esos que nos animan. Hacer que este año sea especialmente motivador.
  2. Elegimos los días y pensamos una actividad: ir al cine, salir de compras, quedar con “alguien”, comer algo en concreto, hacer un postre, etc…una vez terminada la lista de meses y días, conseguimos un calendario y lo decoramos a nuestro gusto, que sea original, divertido y muy llamativo, una vez terminado el calendario pensaremos en un lugar visible y a mano de nuestra habitación, casa o trabajo para no olvidarnos que contamos con esos días POSITIVOS que nos animan y motiven (Reforzamos la actividad con una alarma en el teléfono, en la agenda digital, en el calendar de Google, etc…)
  3. Por último, ponemos una pegatina o dibujo de smail en cada uno de esos días. Se puede hacer uno para tutorías utilizando sesiones completas o los primeros o últimos minutos de la sesión (Hacer un juego, un desayuno, un baile, etc) que sea el grupo quien después de hacer una gran lista se decida el qué) Tamaño grande
    Adjunto ficha de trabajo para clase (Es necesario buscar un calendario tamaño folio para entregar a cada alumno/a) https://drive.google.com/file/d/0B9w-U-mfrNQRN24yN29LSmRlUU0/view?usp=sharing
    Ejemplo:
    Día 20 de enero: Ir al cine

MUY FELIZ AÑO NUEVO LLENO DE DÍAS POSITIVOS

COMPARTE

HACER BALANCE DEL AÑO

No ha sido un año «normal» y lo pongo entre comillas porque ¿Qué es normal? Cada año tiene que ser especial, lleno de experiencias. Cada año tiene tenemos que crecer, aprender y, sobre todo, vivir. Este año que terminamos ha sido especialmente un reto para cada uno de nosotros que intentemos vivir con intensidad la vida, con inteligencia emocional.

PROPUESTA DE TAREA: en estos últimos días del año te invito a realizar un ejercicio de memoria emocional en el diario de sentimientos. Se trata de, a modo de bocadillos o nubes, poner los nombres de  los meses  y escribir en cada uno de los 12 al menos una cosa por la que ese mes fue importante, especial o simplemente recordar a una persona, momento o circunstancia que quieres recordar siempre. Al terminar la actividad tendrás 12 razones por las que este año que terminamos ha merecido la pena. ¿Te animas? Recuerda que esta es mi propuesta desde «Emociones creativas» pero hay tantas maneras de realizar esta actividad como personas existimos. Lo importante es que desde la creatividad hagamos un ejercicio de reflexión del año y comprendamos que siempre, siempre, siempre tenemos algo por lo que dar gracias y seguir adelante.

Al final, después de un buen rato contemplando el trabajo, saca una conclusión, un titular para este año que terminas: en positivo, realista, pero positivo.

La vida es un camino que recorremos año tras año, paso a paso y en el que todo y todos cuentan

COMPARTE

NAVIDADES EMOCIONALES

Siempre es un buen momento para celebrar la vida, para dar gracias por cada uno de los momentos y personas que nos hacen crecer y seguir adelante. Tenemos la oportunidad de ser positivos realistas, alegres de corazón y personas de esperanza para hacer de este mundo un lugar mejor. Hay fechas del calendario que se prestan especialmente para todo esto y la Navidad es uno de esos momentos. Encuentros (Aunque sean virtuales, pero con la proximidad el corazón), regalos, abrazos con la mirada y el alma, compartiendo mesa y hogar. Este año más que nunca hay que llenar nuestras vidas de EMOCIÓN que se contagie y se propague por el mundo. Necesitamos ser EMOCIONALES y EMOCIONANTES.

Qué el amor y la felicidad sean nuestra identidad, nuestro SER en estas Navidades

#emocionescreativas LES DESEA UNA MUY FELIZ NAVIDAD Y UN AÑO LLENO DE LUZ, ESPERANZA Y AMOR

COMPARTE

AGRADECER PARA CRECER

Qué poco cuesta y qué enormes beneficios recibimos cuando somos agradecidos. Agradecer lo que tenemos, lo que somos, lo que vivimos y hasta lo que soñamos. Una persona que sabe dar las gracias, que es agradecida, tiene una vida en positivo, porque es capaz de ver lo bueno en todo y en todos por muy pequeño que sea. Aprender a ser agradecidos y dar gracias cada día por lo que recibimos, somos y tenemos es casi una obligación para los que pretendemos hacer del mundo un lugar mejor. La gratitud, dar gracias por lo que somos y tenemos nos hace más felices porque comprendemos y apreciamos verdaderamente todo lo que recibimos cada día de nuestra vida.

Al final de un año, una etapa, un camino…tenemos que mirar y mirarnos para reconocer todo aquello que hemos vivido, aprendido, crecido, madurado y avanzado y dar GRACIAS por todas y cada una de las personas que han estado ahí, incluso dar las gracias por los que nos lo han puesto muy difícil, esas personas nos hacen ser más astutos, creativos y fuertes.

Tenemos que aprender a dar unas gracias sinceras de esas que broten de lo profundo del corazón, que son capaces de trasformar cualquier ambiente en un lugar acogedor y cálido. ¿Cómo? Expresando con nuestro agradecimiento lo que sentimos, demostrando que somos sinceros, generosos y valientes. El agradecimiento desde lo profundo, desde la sinceridad, genera a su vez agradecimiento; es un camino de ida y vuelta porque la respuesta que recibimos de los demás es de gratitud. Las personas agradecidas ponemos el foco en los demás, nos olvidamos de nosotros para reconocer en el otro lo bueno, lo que nos aporta y ofrece. Dar las gracias es un acto de verdadera valentía y entrega al otro.

Si somos conscientes cuando damos las gracias y lo hacemos de manera sencilla, sincera y con el corazón, mejorará nuestra vida, nuestro entorno y cada vez seremos mejores personas. Se nos notará un brillo especial, una nueva forma de ser y de estar mejor.

Dar las gracias de manera sincera, sencilla y cercana nos hace más felices y mejores personas.

PROPUESTA DE TRABAJO Es el momento de parar y ser conscientes de todo por lo que tenemos que dar GRACIAS

  1. La actividad consiste en enviar una nota de voz, un mensaje, una foto, un correo…una postal o incluso una carta a esas personas a las que quieres dar las gracias por algo en concreto o por todo en general. Sé lo más creativo que puedas y, sobre todo, pon el corazón en cada uno de esos mensajes. Estamos en una época que se presta a esta actividad. Si la realizas en un grupo o clase, se puede hacer a modo de «amigo invisible» y el día de la entrega de los agradecimientos preparar una fiesta. ¿Te animas a dar las gracias?
COMPARTE

EMOCIONES CREATIVAS EN TIEMPO DE PANDEMIA

Las emociones mueven nuestra vida o por el contrario nos bloquean y paralizan. Una buena educación emocional nos facilita tener una vida más plena y feliz. La buena noticia es que se pueden aprender y desarrollar, contamos con mecanismos que nos permitan reconocer lo que sentimos y como nos afecta para adaptarnos a nuestro mundo tanto interior como exterior. Tenemos que aprender la manera de percibir lo que somos, pensamos y sentimos de forma adecuada, sin distorsiones o prejuicios; lo que realmente nos hace ser y estar bien, es lo que tiene que centrar nuestra vida. Si logramos esto seremos capaces de vivir este tiempo con lo que somos y tenemos, porque somos hoy, en este momento y en esta realidad.

¿Cómo trabajar en este tiempo el proyecto “Emociones creativas”? Cualquier persona que tenga inquietud por conocerse, comprenderse, valorarse, gestionar lo que siente, motivarse, relacionarse adecuadamente, comunicarse de manera efectiva, etc. puede trabajar este proyecto, porque es un camino en el que recorremos algunas habilidades de inteligencie emocional, siempre comenzando desde uno mismo. Una vez que nos vemos con las capacidades y habilidades suficientes, podemos compartirlo con los demás, en la familia, el trabajo, los amigos y también en el aula, eso sí, siempre con nuestras propias herramientas, cualidades y personalidad, porque cada uno expresamos, vivimos y actuamos desde nuestra propia realidad personal. Tenemos que adaptar las prácticas y actividades del proyecto “emociones creativas” a nuestra propia realidad, esa es la única forma para que funcione y tenga éxito. Porque no se trata de manuales de autoayuda, sino de buscar en nosotros mismos las capacidades y habilidades con las que ya contamos y llevarlas al ámbito de la vida en el que queramos y convertirnos en competentes emocionales. Lo realmente importante es interiorizarlo, adaptarlo a nuestro modo de ser y lanzarnos a compartirlo con los demás.

Animo a todos a ponerse en camino y buscar la mejor forma de llegar a ser la mejor versión de uno mismo y aportar al mundo ese granito de arena que nadie más podrá aportarlo. Por eso todas las prácticas de los tres manuales del proyecto concluyen con un apartado que nos lleva a la inteligencia espiritual, porque es la que realmente nos garantiza la felicidad y la respuesta a los grandes interrogantes de la vida.

En el siguiente enlace te explico el cómo se desarrolla el proyecto y el blog con un sinfín de propuestas de trabajo que surgen del propio proyecto:

PROCESO PARA EL TRABAJO

La inteligencia espiritual no nos aísla de los demás, al contrario, nos conecta. Todo lo que decimos y hacemos adquiere un nuevo significado porque nos hace revisar y aclarar nuestras propias creencias y preguntarnos qué podemos aportar al mundo, a los demás desde los para qué de nuestro ser social porque tenemos como base la convivencia que busca el bien común de todos” (Proyecto cuatro “Cuando las emociones se hacen creativas”).

COMPARTE

ESTO ES COSA DE SENTIDO DEL HUMOR

Cuando miramos la vida y a nosotros mismos con esa ilusión y alegría que brota desde dentro y que nos hace estar de buen humor, todo fluye y parece que las cosas nos salen mejor, pensamos con más claridad e, incluso, encontramos soluciones a cosas que parecía que no lo tenían. La herramienta más importante con la que contamos es la risa para aumentar nuestro humor. Tenemos que reírnos mucho para no dejar que muchas cosas nos pongan de mal humor. La risa y el buen humor serán nuestros grandes aliados para que, cuando finalice nuestra jornada, podamos decir que ha sido un día increíble. Será ese punto de alegría el que lo hará posible y, sin mucho esfuerzo, mejorará nuestro estado de ánimo, nuestra vida.

Una dosis de buen humor es clave para gestionar bien cada día, porque de todos es sabido que lo importante no son los problemas en sí que van surgiendo, sino el cómo los encajamos. Por eso yo siempre animo a escribir el diario de sentimientos donde plasmar todo lo que sentimos, pensamos y vivimos en nuestro día a día. El diario también nos ayuda a desahogarnos y trasformar nuestros fracasos y errores en verdaderas oportunidades que nos animen a seguir adelante. Siempre con buen humor. Reconocerse en nuestro caminar diario y ver las actitudes con las que nos enfrentamos para ser conscientes de su me tomo las circunstancias y la vida con sentido del humor, con una sonrisa e incluso con la seguridad que no solución nada amargándome, que lo del «al mal tiempo buena cara» no es solo un refrán, es una forma de vivir.

Qué distinto se ve el mundo, la vida y a nosotros mismos con sentido del humor. ¿Hacemos la prueba? Hay que aprender a reírse hasta de nuestra propia sombra.

Debemos trabajar cada día para mejorar nuestro humor e iluminar el mundo con nuestra sonrisa.

PROPUESTA DE TRABAJO: Una serie de actividades para mejorar tu estado de ánimo con la ayuda del sentido del humor y la risa para realizar personalmente y llevarlo al grupo, equipo, clase…:

  1. Si quieres cambiar tu humor, solo tienes que permitirte reírte. Haz el cambio: ¡un mal pensamiento, por una risa! Esta actividad te ayudará a cambiar el rollo negativo, pesimista y oscuro de tu vida. Practica, practica, practica todos o cada uno de las siguientes propuestas para mejorar y estado emocional desde el buen humor:
  • Imprímete una hoja llena de emoticonos de una cara feliz y sonriente. Recórtalos y cada pensamiento negativo o triste que aparezca, coge uno y sonríe.
  • Recuerda algún momento feliz, aquel en que no parabas de reír. Si tienes Whatsapp, Facebook, Instagram, etc., mira las fotos en las que estás feliz, divirtiéndote y sonriendo. Son los momentos divertidos que te ayudarán a sentirte mejor y darte ese punto de alegría que necesitas. Sonríe. y recuerda cómo estabas y qué estabas haciendo. Qué pensabas, qué sentías … sonríe
  • Jamás justifiques tu mal humor y si es otra persona la que te lo provoca, menos todavía. No merece la pena amargarse por algo o alguien. Sonríe.
  • Envía un mensaje, llama a alguien y, si es posible, hazte un selfi divertido y envíalo a alguna persona que sabes que sonreirá. Piensa en su reacción y sonríe.
  • Haz una lista, aunque sea mentalmente, de todo lo bueno que te ha sucedido y verás cómo es más lo bueno y agradable que lo malo y sonríe.
  • El mal humor surge por cosas “de antes” o “de después”. Pues vive, disfruta plenamente el presente: respira profundamente, ponte perfume, baila, canta, escucha tu música, sal a caminar, come algo que te apasiona, llama a alguien y dile lo que lo quieres, etc. Vive ahora y sonríe.
  • Puedes buscar más y mejores cosas: ofrécete a alguien para ayudarle, hacerle compañía, una tarea, etc. El dar tu tiempo y compartir tus habilidades mejora tu estado de ánimo y alegras la vida a los demás. Por eso, sonríe.

2. Se trata de dos actividades en una, pero las puedes adaptar a las circunstancias o realidad en la que las vas a trabajar.

  • Cantar. Te ayudará a segregar endorfinas que, en grandes cantidades, te ayudarán a sentir bienestar o placer. De acuerdo con el psicólogo, Arturo Torres, tiene múltiples beneficios: mejora la respiración, la postura, el sistema cardiovascular, a prevenir la demencia, bueno, hasta tonifica el abdomen. Pues ya sabes, ¡a cantar!
  • Bailar. Es el lenguaje más universal que existe, y es que no se necesitan palabras para expresar emociones. Deja que tu cuerpo se exprese, pon la música que más te guste y déjate llevar, muévete e improvisa. Bailar nos cambia nuestro estado de ánimo, disminuye el estrés porque aumenta los niveles de serotonina y, además, aumenta la inteligencia y previene el envejecimiento cerebral. Pues ¡a bailar! recuerda hacerlo con una gran sonría.
  • Lo ideal es combinar las dos actividades canta y baila. ¡Menudo subidón!

3. La tercera actividad es muy divertida y creativa. la llamaremos «Doblando» Con videos de YouTube o grabados por nosotros mismos a los que les quitamos el sonido. Los visualizamos e inventamos los diálogos, las letras o los comentarios, simplemente con lo que vemos. El resultado es increíble y si lo haces como una competición de varios grupos, mucho más. Verás que muchas veces mejora nuestro doblaje al original. Diviértete mucho con esta actividad.

COMPARTE

ATRÉVETE A EXPRESAR LO QUE SIENTES

No se trata de pensar menos y sentir más, no. De lo que se trata es de darle a nuestras emociones la importancia que se merecen porque son las que mueven nuestras vidas, las que nos impulsan o paralizan, las que nos dicen el qué está sucediéndonos. Conectar el corazón con nuestra mente, escuchar a nuestros sentimientos nos dará muchas pistas de por dónde y cómo seguir el camino hacia nuestra meta. Si separamos nuestro pensar de nuestro sentir, estamos abocados al fracaso en todo lo que hagamos y emprendamos. El corazón es esa voz interior que nos dice lo que es realmente importante vivir. La mente piensa el sentimiento, pero lo vivimos desde el corazón, lo sentimos desde nuestro ser emocionales.

Sentir supone reconocer nuestras emociones y admitir que todos somos sensibles y que experimentamos emociones a cada instante de nuestras vidas. Este reconocimiento es el primer paso para comprender nuestro estado emocional, tanto en nosotros mismos como en otra persona. Si nos pasamos la vida enfadados, veremos enfado en todas partes. Lo mismo puede decirse del resto de las emociones, incluidas las positivas.

Sentir sentimos, y mucho; pero expresarlo de manera correcta no siempre lo hacemos porque no es fácil. Saber expresar los sentimientos supone reconocerlos y reaccionar de acuerdo con ellos. Recordemos que muchas de las interpretaciones que hacemos sobre lo que sentimos o sienten otras personas son meras aproximaciones porque estamos muy influenciados por nuestras creencias y percepciones del momento.

Para sentir más hay que saber expresar lo que sentimos y reaccionar al respecto con naturalidad.

PROPUESTA DE TRABAJO: Se tratan de actividades de reconocimiento y expresión de las emociones, el primer paso para una buena y sana gestión emocional.

  1. Sigue estos sencillos pasos para gestionar esas emociones que te generan malestar, te bloquean o te impiden estar bien contigo, con los demás y con el mundo.
    • Reconoce e identifica de qué emoción o sentimiento se trata. ¿Qué sientes?¿Qué te hace pensar, sentir, vivir? Los síntomas los reconocemos en lo que hacemos o dejamos de hacer con esta emoción.
    • ¿Cómo te ves? ¿Te gustas? ¿Qué te dirías a ti mismo?
    • Ya conoces lo que te sucede ;pues acéptalo con naturalidad y pregúntate: ¿Qué puedes hacer? ¿Qué necesitas?
    • Ponte en marcha, cambia las acciones y cambiarás la emoción; cambia los pensamientos y cambiarás la emoción.
  2. En el móvil o en un espejo expresamos una emoción o sentimiento hasta estar convencido de que es la correcta, que es así como la expresamos y cómo la reconocemos en los demás. Si lo has hecho con el teléfono haz una foto y envíala a alguien para que te diga de que emoción se trata. Ponlo difícil y busca sentimientos como la frustración, la indiferencia, la ilusión, etc… si es en un espejo, entrena para más tarde poderlo hacer a alguien y que adivinen. En clase o en el grupo funcionan ambas opciones. Trabajar la comunicación no verbal es fundamental para reconocer, expresar y gestionar lo que sentimos y sienten los demás.
  3. Por último, crear un buen diccionario de sentimientos. Cuanto más vocabulario emocional manejemos, mucho mejor será nuestra comunicación emocional. La propuesta es que cada día o clase trabajemos un sentimiento, lo conozcamos y expresemos. Se puede hacer un cuadernito donde vamos anotando cada uno de estos sentimientos o un blog de notas virtual. Cada sentimiento lo trabajaremos siguiendo estos pasos:
    • RECONOCERLO en ti y en los demás
    • COMPRENDERLO ¿Por qué me siento así? ¿Qué ha podido provocar este sentimiento? ¿Qué ha pasado?
    • ETIQUETAR ponerle nombre, nombrar lo que siento exactamente, por eso es necesario un rico vocabulario emocional.
    • EXPRESAR si haces bien lo tres pasos anteriores serás capaz de dar una respuesta concreta a lo que sientes sin hacerte daño ni a los demás, con empatía y asertividad, simplemente expresamos lo que sentimos.
COMPARTE

CON UNA BUENA ACTITUD

En el momento que somos conscientes que todo lo que nos sucede depende de nosotros mismos y que de lo que no depende de nosotros no podemos hacer nada o casi nada, comenzamos a liderar nuestra vida, no solo a gestionarla y nos centramos en lo verdaderamente importante. ¿Qué depende de mi? Tenemos que hacernos esta pregunta cada vez que nos veamos desbordados por alguna situación complicada y ser en todo momento nosotros mismos dando valor a nuestra vida y a nuestras posibilidades. ¿Cómo se logra? con actitud positiva realista para decidir qué podemos hacer y qué es lo que necesitamos.

La buena actitud comienza con la gestión, y no control, de nuestras emociones y pensamientos negativos, que tienen mucho que ver con la actitud con la que aceptamos o nos enfrentamos a la realidad que vivimos, a esta nueva realidad. Adoptar una buena actitud desde lo positivo, constructiva y productiva, vivir intensamente, disfrutando y saboreando cada momento, nos hará vivir de otra forma. Dice Marcel Proust que “aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia”. Ahí está la cuestión, en la actitud con la que vivimos nuestras vidas.

Movilizarnos y buscar nuevas oportunidades y experiencias para crecer. Las ganas, el deseo, la actitud por trasformar lo que hacemos es la forma de aprender a dirigir nuestra vida en el presente orientándola hacía el futuro. Contamos con un potencial, unas habilidades increíbles y muchos conocimientos, pero sino tenemos la actitud positiva para ponerlo en práctica no lo haremos jamás o será a medio gas, sin mucha fuerza, flojito y sin sabor. No nos merecemos una vida mediocre que nos desmotive y apague, nuestra automotivación en la vida debe ser hacer que todo lo que somos de valiosos lo pongamos en práctica para cambiar el mundo con pasión y entregándonos al máximo a nuestra misión en la vida, porque sabiendo cual es nuestra misión, podremos aportar al mundo lo mejor de nosotros mismos, dar valor a lo que es realmente importante y a las personas que nos valoran y quieren.

PROPUESTA DE TRABAJO: Dos actividades que te ayuden a buscar lo positivo, a que cambies de actitud frente a la vida, el mundo y tú mismo. La segunda es para dedicarle mucho tiempo, se trata de adquirir hábitos que te permitan afrontar la vida con otra actitud.

  1. Con esta actividad de autocompletar las frases tienes que ser capaz de descubrir lo que eres y tienes, lo que das y aportas al mundo, el cuál no sería lo mismo sin ti.

Puedo hacer una llamada, mandar un wasap, etc. a alguien…

Puedo parar un momento y respirar para ser consciente de…

Puedo caminar, dar un paseo solamente por…

Puedo comer algo sano para…

Puedo aceptar esa invitación de…

Puedo decir no a…

Puedo mejorar…

Puedo reflexionar y decidir…

Puedo…

¿A qué conclusión has llegado con esta actividad? ¿Qué has descubierto?

Te invito a que seas consciente que la voz que te dice que no puedes, no sabes, no eres capaz… no eres tú. En el momento en el que eres consciente de esto todo es más fácil. Recuerda que la solución está en ti y en tus capacidades, que solamente puedes cambiar lo que depende de ti y con esta actividad que has hecho has dado un paso adelante ¿Verdad?

2. ¿Cómo puedo tener una actitud positiva? La respuesta a esta cuestión es muy sencilla, pero llevarlo a la práctica es más complicado porque eres tú quien tiene que modificar tu forma de pensar y con ello mejorar tu vida. Para lograrlo te propongo algunos recursos que te pueden facilitar esta labor y te ayudarán a ver el mundo con más optimismo. Te aconsejo que dediques a cada uno de los puntos mucho tiempo y un espacio importante de tu día a día. Sé constante y consciente de cómo avanzas en positividad y con qué actitud te enfrentas a las cosas.

  • Busca el lado positivo: En la mayoría de las situaciones se encuentran aspectos positivos y negativos, busca y enfócate en los aspectos positivos que puedan otorgarte soluciones y bienestar en el futuro. No te quedes atrapado/a en los aspectos negativos, dándoles vueltas sinfín, sin llegar a soluciones.
  • El lenguaje es muy importante ¿Qué te dices? ¿Qué dices?
  • Concéntrate en la solución: Ante una situación adversa, concéntrate en definir los pasos para hallar la solución. De esta manera te alejas de los pensamientos negativos y te lleva directamente a la acción constructiva. El cambio es siempre una oportunidad, tener claro esto nos hará tener una actitud totalmente diferente que nos facilitará avanzar, madurar, crecer…
  • Cultiva las emociones positivas: Para favorecer las emociones positivas realiza actividades que te provoquen alegría y satisfacción. Compartir un café con una amiga o un amigo, hacer deporte, jugar con tus hijos, etc.
  • Al final del día menciona 5 cosas que te hicieron feliz durante el día.
  • Expresa gratitud: La gratitud te libera inmediatamente de las emociones negativas. Agradece cada día por lo que has logrado y por lo que tienes. Agradece por las cosas no materiales y materiales que te hacen feliz, eso te ayudará a ir dejando de lado los pensamientos negativos y frustrantes.
  • Comparte tu generosidad: Comparte lo que puedas con los demás, incluso los gestos más pequeños pueden provocar un cambio importante en la perspectiva de los demás, lo que provocara en ti una sensación de valor y orgullo propio.
  • Ofrece tu ayuda a un/a colega del trabajo en alguna actividad. Pregunta cómo se siente a tus seres queridos y amigos y comparte tu tiempo con los demás.
    Visualiza tu éxito: Tu habilidad para visualizar o imaginar puede ser una herramienta muy útil para ser más positivo. Imaginarte consiguiendo lo que deseas hace que te sientas más seguro/a, más positivo/a y con mayor esperanza de lograrlo.
  • Cierra los ojos y piensa en un evento positivo que te haya ocurrido y siente las emociones positivas, cuando abras de nuevo los ojos mantén las emociones positivas para trabajar en tus deseos.
  • Rodéate de personas positivas: Así como los bostezos o la risa, las actitudes positivas y negativas tambien se transmiten. Por lo tanto, procura rodearte de personas positivas y alejarte de las personas muy negativas.
  • Sonríe: Nuestras expresiones son una manera de expresar nuestras emociones. De manera que mantener una sonrisa te ayudará a sentirte mejor puesto que libera endorfinas, las hormonas de la felicidad. Sonríe mucho y desde el primer momento del día.

¡Ahora estas en camino de ser una persona positiva! ¿Realmente quieres ser feliz? Pues entonces, agradece lo que eres, tienes, sabes y trabaja por lograr aquello que sueñas.

En la actitud está el truco para vencer nuestras emociones negativas, todo depende de ti.

COMPARTE