ESTO ES COSA DE SENTIDO DEL HUMOR

Cuando miramos la vida y a nosotros mismos con esa ilusión y alegría que brota desde dentro y que nos hace estar de buen humor, todo fluye y parece que las cosas nos salen mejor, pensamos con más claridad e, incluso, encontramos soluciones a cosas que parecía que no lo tenían. La herramienta más importante con la que contamos es la risa para aumentar nuestro humor. Tenemos que reírnos mucho para no dejar que muchas cosas nos pongan de mal humor. La risa y el buen humor serán nuestros grandes aliados para que, cuando finalice nuestra jornada, podamos decir que ha sido un día increíble. Será ese punto de alegría el que lo hará posible y, sin mucho esfuerzo, mejorará nuestro estado de ánimo, nuestra vida.

Una dosis de buen humor es clave para gestionar bien cada día, porque de todos es sabido que lo importante no son los problemas en sí que van surgiendo, sino el cómo los encajamos. Por eso yo siempre animo a escribir el diario de sentimientos donde plasmar todo lo que sentimos, pensamos y vivimos en nuestro día a día. El diario también nos ayuda a desahogarnos y trasformar nuestros fracasos y errores en verdaderas oportunidades que nos animen a seguir adelante. Siempre con buen humor. Reconocerse en nuestro caminar diario y ver las actitudes con las que nos enfrentamos para ser conscientes de su me tomo las circunstancias y la vida con sentido del humor, con una sonrisa e incluso con la seguridad que no solución nada amargándome, que lo del «al mal tiempo buena cara» no es solo un refrán, es una forma de vivir.

Qué distinto se ve el mundo, la vida y a nosotros mismos con sentido del humor. ¿Hacemos la prueba? Hay que aprender a reírse hasta de nuestra propia sombra.

Debemos trabajar cada día para mejorar nuestro humor e iluminar el mundo con nuestra sonrisa.

PROPUESTA DE TRABAJO: Una serie de actividades para mejorar tu estado de ánimo con la ayuda del sentido del humor y la risa para realizar personalmente y llevarlo al grupo, equipo, clase…:

  1. Si quieres cambiar tu humor, solo tienes que permitirte reírte. Haz el cambio: ¡un mal pensamiento, por una risa! Esta actividad te ayudará a cambiar el rollo negativo, pesimista y oscuro de tu vida. Practica, practica, practica todos o cada uno de las siguientes propuestas para mejorar y estado emocional desde el buen humor:
  • Imprímete una hoja llena de emoticonos de una cara feliz y sonriente. Recórtalos y cada pensamiento negativo o triste que aparezca, coge uno y sonríe.
  • Recuerda algún momento feliz, aquel en que no parabas de reír. Si tienes Whatsapp, Facebook, Instagram, etc., mira las fotos en las que estás feliz, divirtiéndote y sonriendo. Son los momentos divertidos que te ayudarán a sentirte mejor y darte ese punto de alegría que necesitas. Sonríe. y recuerda cómo estabas y qué estabas haciendo. Qué pensabas, qué sentías … sonríe
  • Jamás justifiques tu mal humor y si es otra persona la que te lo provoca, menos todavía. No merece la pena amargarse por algo o alguien. Sonríe.
  • Envía un mensaje, llama a alguien y, si es posible, hazte un selfi divertido y envíalo a alguna persona que sabes que sonreirá. Piensa en su reacción y sonríe.
  • Haz una lista, aunque sea mentalmente, de todo lo bueno que te ha sucedido y verás cómo es más lo bueno y agradable que lo malo y sonríe.
  • El mal humor surge por cosas “de antes” o “de después”. Pues vive, disfruta plenamente el presente: respira profundamente, ponte perfume, baila, canta, escucha tu música, sal a caminar, come algo que te apasiona, llama a alguien y dile lo que lo quieres, etc. Vive ahora y sonríe.
  • Puedes buscar más y mejores cosas: ofrécete a alguien para ayudarle, hacerle compañía, una tarea, etc. El dar tu tiempo y compartir tus habilidades mejora tu estado de ánimo y alegras la vida a los demás. Por eso, sonríe.

2. Se trata de dos actividades en una, pero las puedes adaptar a las circunstancias o realidad en la que las vas a trabajar.

  • Cantar. Te ayudará a segregar endorfinas que, en grandes cantidades, te ayudarán a sentir bienestar o placer. De acuerdo con el psicólogo, Arturo Torres, tiene múltiples beneficios: mejora la respiración, la postura, el sistema cardiovascular, a prevenir la demencia, bueno, hasta tonifica el abdomen. Pues ya sabes, ¡a cantar!
  • Bailar. Es el lenguaje más universal que existe, y es que no se necesitan palabras para expresar emociones. Deja que tu cuerpo se exprese, pon la música que más te guste y déjate llevar, muévete e improvisa. Bailar nos cambia nuestro estado de ánimo, disminuye el estrés porque aumenta los niveles de serotonina y, además, aumenta la inteligencia y previene el envejecimiento cerebral. Pues ¡a bailar! recuerda hacerlo con una gran sonría.
  • Lo ideal es combinar las dos actividades canta y baila. ¡Menudo subidón!

3. La tercera actividad es muy divertida y creativa. la llamaremos «Doblando» Con videos de YouTube o grabados por nosotros mismos a los que les quitamos el sonido. Los visualizamos e inventamos los diálogos, las letras o los comentarios, simplemente con lo que vemos. El resultado es increíble y si lo haces como una competición de varios grupos, mucho más. Verás que muchas veces mejora nuestro doblaje al original. Diviértete mucho con esta actividad.

COMPARTE

ATRÉVETE A EXPRESAR LO QUE SIENTES

No se trata de pensar menos y sentir más, no. De lo que se trata es de darle a nuestras emociones la importancia que se merecen porque son las que mueven nuestras vidas, las que nos impulsan o paralizan, las que nos dicen el qué está sucediéndonos. Conectar el corazón con nuestra mente, escuchar a nuestros sentimientos nos dará muchas pistas de por dónde y cómo seguir el camino hacia nuestra meta. Si separamos nuestro pensar de nuestro sentir, estamos abocados al fracaso en todo lo que hagamos y emprendamos. El corazón es esa voz interior que nos dice lo que es realmente importante vivir. La mente piensa el sentimiento, pero lo vivimos desde el corazón, lo sentimos desde nuestro ser emocionales.

Sentir supone reconocer nuestras emociones y admitir que todos somos sensibles y que experimentamos emociones a cada instante de nuestras vidas. Este reconocimiento es el primer paso para comprender nuestro estado emocional, tanto en nosotros mismos como en otra persona. Si nos pasamos la vida enfadados, veremos enfado en todas partes. Lo mismo puede decirse del resto de las emociones, incluidas las positivas.

Sentir sentimos, y mucho; pero expresarlo de manera correcta no siempre lo hacemos porque no es fácil. Saber expresar los sentimientos supone reconocerlos y reaccionar de acuerdo con ellos. Recordemos que muchas de las interpretaciones que hacemos sobre lo que sentimos o sienten otras personas son meras aproximaciones porque estamos muy influenciados por nuestras creencias y percepciones del momento.

Para sentir más hay que saber expresar lo que sentimos y reaccionar al respecto con naturalidad.

PROPUESTA DE TRABAJO: Se tratan de actividades de reconocimiento y expresión de las emociones, el primer paso para una buena y sana gestión emocional.

  1. Sigue estos sencillos pasos para gestionar esas emociones que te generan malestar, te bloquean o te impiden estar bien contigo, con los demás y con el mundo.
    • Reconoce e identifica de qué emoción o sentimiento se trata. ¿Qué sientes?¿Qué te hace pensar, sentir, vivir? Los síntomas los reconocemos en lo que hacemos o dejamos de hacer con esta emoción.
    • ¿Cómo te ves? ¿Te gustas? ¿Qué te dirías a ti mismo?
    • Ya conoces lo que te sucede ;pues acéptalo con naturalidad y pregúntate: ¿Qué puedes hacer? ¿Qué necesitas?
    • Ponte en marcha, cambia las acciones y cambiarás la emoción; cambia los pensamientos y cambiarás la emoción.
  2. En el móvil o en un espejo expresamos una emoción o sentimiento hasta estar convencido de que es la correcta, que es así como la expresamos y cómo la reconocemos en los demás. Si lo has hecho con el teléfono haz una foto y envíala a alguien para que te diga de que emoción se trata. Ponlo difícil y busca sentimientos como la frustración, la indiferencia, la ilusión, etc… si es en un espejo, entrena para más tarde poderlo hacer a alguien y que adivinen. En clase o en el grupo funcionan ambas opciones. Trabajar la comunicación no verbal es fundamental para reconocer, expresar y gestionar lo que sentimos y sienten los demás.
  3. Por último, crear un buen diccionario de sentimientos. Cuanto más vocabulario emocional manejemos, mucho mejor será nuestra comunicación emocional. La propuesta es que cada día o clase trabajemos un sentimiento, lo conozcamos y expresemos. Se puede hacer un cuadernito donde vamos anotando cada uno de estos sentimientos o un blog de notas virtual. Cada sentimiento lo trabajaremos siguiendo estos pasos:
    • RECONOCERLO en ti y en los demás
    • COMPRENDERLO ¿Por qué me siento así? ¿Qué ha podido provocar este sentimiento? ¿Qué ha pasado?
    • ETIQUETAR ponerle nombre, nombrar lo que siento exactamente, por eso es necesario un rico vocabulario emocional.
    • EXPRESAR si haces bien lo tres pasos anteriores serás capaz de dar una respuesta concreta a lo que sientes sin hacerte daño ni a los demás, con empatía y asertividad, simplemente expresamos lo que sentimos.
COMPARTE

CON UNA BUENA ACTITUD

En el momento que somos conscientes que todo lo que nos sucede depende de nosotros mismos y que de lo que no depende de nosotros no podemos hacer nada o casi nada, comenzamos a liderar nuestra vida, no solo a gestionarla y nos centramos en lo verdaderamente importante. ¿Qué depende de mi? Tenemos que hacernos esta pregunta cada vez que nos veamos desbordados por alguna situación complicada y ser en todo momento nosotros mismos dando valor a nuestra vida y a nuestras posibilidades. ¿Cómo se logra? con actitud positiva realista para decidir qué podemos hacer y qué es lo que necesitamos.

La buena actitud comienza con la gestión, y no control, de nuestras emociones y pensamientos negativos, que tienen mucho que ver con la actitud con la que aceptamos o nos enfrentamos a la realidad que vivimos, a esta nueva realidad. Adoptar una buena actitud desde lo positivo, constructiva y productiva, vivir intensamente, disfrutando y saboreando cada momento, nos hará vivir de otra forma. Dice Marcel Proust que “aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia”. Ahí está la cuestión, en la actitud con la que vivimos nuestras vidas.

Movilizarnos y buscar nuevas oportunidades y experiencias para crecer. Las ganas, el deseo, la actitud por trasformar lo que hacemos es la forma de aprender a dirigir nuestra vida en el presente orientándola hacía el futuro. Contamos con un potencial, unas habilidades increíbles y muchos conocimientos, pero sino tenemos la actitud positiva para ponerlo en práctica no lo haremos jamás o será a medio gas, sin mucha fuerza, flojito y sin sabor. No nos merecemos una vida mediocre que nos desmotive y apague, nuestra automotivación en la vida debe ser hacer que todo lo que somos de valiosos lo pongamos en práctica para cambiar el mundo con pasión y entregándonos al máximo a nuestra misión en la vida, porque sabiendo cual es nuestra misión, podremos aportar al mundo lo mejor de nosotros mismos, dar valor a lo que es realmente importante y a las personas que nos valoran y quieren.

PROPUESTA DE TRABAJO: Dos actividades que te ayuden a buscar lo positivo, a que cambies de actitud frente a la vida, el mundo y tú mismo. La segunda es para dedicarle mucho tiempo, se trata de adquirir hábitos que te permitan afrontar la vida con otra actitud.

  1. Con esta actividad de autocompletar las frases tienes que ser capaz de descubrir lo que eres y tienes, lo que das y aportas al mundo, el cuál no sería lo mismo sin ti.

Puedo hacer una llamada, mandar un wasap, etc. a alguien…

Puedo parar un momento y respirar para ser consciente de…

Puedo caminar, dar un paseo solamente por…

Puedo comer algo sano para…

Puedo aceptar esa invitación de…

Puedo decir no a…

Puedo mejorar…

Puedo reflexionar y decidir…

Puedo…

¿A qué conclusión has llegado con esta actividad? ¿Qué has descubierto?

Te invito a que seas consciente que la voz que te dice que no puedes, no sabes, no eres capaz… no eres tú. En el momento en el que eres consciente de esto todo es más fácil. Recuerda que la solución está en ti y en tus capacidades, que solamente puedes cambiar lo que depende de ti y con esta actividad que has hecho has dado un paso adelante ¿Verdad?

2. ¿Cómo puedo tener una actitud positiva? La respuesta a esta cuestión es muy sencilla, pero llevarlo a la práctica es más complicado porque eres tú quien tiene que modificar tu forma de pensar y con ello mejorar tu vida. Para lograrlo te propongo algunos recursos que te pueden facilitar esta labor y te ayudarán a ver el mundo con más optimismo. Te aconsejo que dediques a cada uno de los puntos mucho tiempo y un espacio importante de tu día a día. Sé constante y consciente de cómo avanzas en positividad y con qué actitud te enfrentas a las cosas.

  • Busca el lado positivo: En la mayoría de las situaciones se encuentran aspectos positivos y negativos, busca y enfócate en los aspectos positivos que puedan otorgarte soluciones y bienestar en el futuro. No te quedes atrapado/a en los aspectos negativos, dándoles vueltas sinfín, sin llegar a soluciones.
  • El lenguaje es muy importante ¿Qué te dices? ¿Qué dices?
  • Concéntrate en la solución: Ante una situación adversa, concéntrate en definir los pasos para hallar la solución. De esta manera te alejas de los pensamientos negativos y te lleva directamente a la acción constructiva. El cambio es siempre una oportunidad, tener claro esto nos hará tener una actitud totalmente diferente que nos facilitará avanzar, madurar, crecer…
  • Cultiva las emociones positivas: Para favorecer las emociones positivas realiza actividades que te provoquen alegría y satisfacción. Compartir un café con una amiga o un amigo, hacer deporte, jugar con tus hijos, etc.
  • Al final del día menciona 5 cosas que te hicieron feliz durante el día.
  • Expresa gratitud: La gratitud te libera inmediatamente de las emociones negativas. Agradece cada día por lo que has logrado y por lo que tienes. Agradece por las cosas no materiales y materiales que te hacen feliz, eso te ayudará a ir dejando de lado los pensamientos negativos y frustrantes.
  • Comparte tu generosidad: Comparte lo que puedas con los demás, incluso los gestos más pequeños pueden provocar un cambio importante en la perspectiva de los demás, lo que provocara en ti una sensación de valor y orgullo propio.
  • Ofrece tu ayuda a un/a colega del trabajo en alguna actividad. Pregunta cómo se siente a tus seres queridos y amigos y comparte tu tiempo con los demás.
    Visualiza tu éxito: Tu habilidad para visualizar o imaginar puede ser una herramienta muy útil para ser más positivo. Imaginarte consiguiendo lo que deseas hace que te sientas más seguro/a, más positivo/a y con mayor esperanza de lograrlo.
  • Cierra los ojos y piensa en un evento positivo que te haya ocurrido y siente las emociones positivas, cuando abras de nuevo los ojos mantén las emociones positivas para trabajar en tus deseos.
  • Rodéate de personas positivas: Así como los bostezos o la risa, las actitudes positivas y negativas tambien se transmiten. Por lo tanto, procura rodearte de personas positivas y alejarte de las personas muy negativas.
  • Sonríe: Nuestras expresiones son una manera de expresar nuestras emociones. De manera que mantener una sonrisa te ayudará a sentirte mejor puesto que libera endorfinas, las hormonas de la felicidad. Sonríe mucho y desde el primer momento del día.

¡Ahora estas en camino de ser una persona positiva! ¿Realmente quieres ser feliz? Pues entonces, agradece lo que eres, tienes, sabes y trabaja por lograr aquello que sueñas.

En la actitud está el truco para vencer nuestras emociones negativas, todo depende de ti.

COMPARTE

CAMINA EL PROYECTO EMOCIONES CREATIVAS

El trabajo con la emociones es indispensable en la educación, tanto para docentes como para alumnos.
SM en GALICIA, CANTABRIA Y LA RIOJA. Generando valor y acompañando al docente en su formación continua. Porque la educación nos mueve, la editorial SM acompaña al profesor en su día a día ofreciendo productos y soluciones adaptados a los retos y necesidades educativas actuales.

Comenzamos el curso con una agenda llena de formaciones. Esta semana, el lunes 5, acompañamos a un grupo de 120 profesores de religión en un Curso online sobre «La importancia de las emociones en el aula» impartido por Pedro Luis (Lupi) Picazo Gómez y una segunda parte el viernes 16 «Propuestas prácticas de trabajo emocional en Religión»

Lupi es Licenciado en Arte Dramático y en Ciencias Religiosas. Máster como coach educativo y experto en Inteligencia Emocional, tiene un trayectoria docente amplia e imparte charlas y cursos de formación a docentes. Con la editorial PPC tiene publicados tres libros que forman parte del proyecto #emocionescreativas. Se pueden adquirir en: https://lnkd.in/dxrgAEN

Iván Pérez del Río

Consultor especialista

COMPARTE

LO MÁS IMPORTANTE ES SER

A lo largo de nuestra vida obligatoriamente hay que hacerse la pregunta: ¿Quién soy? La respuesta que demos a esta pregunta será el principio, el comienzo hacia nuestra realización personal y emocional. No es una pregunta nueva, claro que no, pero lo que sí sabemos es que nunca es definitiva, porque jamás dejamos de crecer, cambiar y madurar como personas. El autoconocimiento lleva toda la vida y nunca dejamos de sorprendernos de lo que somos capaces de hacer, sentir, imaginar.

Nuestro ser nos da la auténtica identidad de quienes somos, por ese motivo es tan importante aprender a ser y desde ahí hacer, pensar, sentir, en definitiva, vivir coherentemente con aquello que realmente somos. La pregunta es ¿Alguien nos enseña a ser? En casa, en el centro educativo, en la iglesia, etc… nos educan , con muy buena voluntad, para ser «alguien» en la vida, pero ¿Qué alguien? esa es la cuestión. Entender que ya somos alguien en la vida es el primer paso, ahora, el siguiente es definir quiénes somos para poder aceptarnos, valorarnos y querernos, mejorar, crecer, cambiar o, simplemente, vivir desde lo que realmente somos para lograr aquello que queremos SER. De este modo pasaremos del ¿Quién digo que soy? al ¿Quién soy? para poder responder a la pregunta ¿Quién quiero llegar a ser? que nos afirme y reafirme en la persona que somos.

Cuando descubrimos la importancia de nuestra identidad, nuestro SER, formaremos un autoconcepto que nos llevará a crear nuestra “autoestima” con todo lo que somos y tenemos, nuestra virtudes y defectos, pero al fin y al cabo, lo que somos y por lo que nos queremos. La autoestima es fundamental para el equilibrio personal y emocional, pero una autoestima sana. Por el contrario, una autoestima mal entendida causa prepotencia y una falsa imagen de nosotros mismos y hace crecer nuestro ego. Tenemos que trabajar mucho para conocernos y reconocernos, cuanto más lo hagamos, más cerca estaremos de lograr una autoestima positiva (Maslow, 1954), para crecer como personas y afrontar las dificultades y los éxitos disfrutando de lo que somos y vivimos. Tenemos que ser capaces de sustituir al “yo crítico” que nos centra en los errores y defectos, por el “yo guía” que busca soluciones y aprendizaje.

Recuerda, debajo de una falsa modestita hay una autoestima muy baja

PROPUESTA DE TRABAJO: Como siempre te invito a trabajar todas estas actividades personalmente e interiorizarlos para después poderlas llevar al ámbito que desees. Pero te pregunta ¿Verdad que no hay mayor regalo que poder ayudar a nuestro alumnado a conocerse, valorarse y descubrir la persona que son y quieren llegar a ser?

  1. El MAPA de mi vida: Se trata de confeccionar un mapa mental con todas los aspectos de mi ser. En el centro pones tu nombre o una foto (Si eres creativo te dibujas) y desde este centro sacamos tantas ramas o brazos como creamos necesario (Familia, trabajo, físico, forma de pensar, sentimientos, ocio, pasiones, logros, etc…) Una descripción de la visión que tengo de mi mismo. Aquí tienes las instrucciones ¿CÓMO HACER UN MAPA MENTAL? NOTA: Si lo haces con niños trabaja con imágenes, dibujos sencillos, pero potentes. Si es con preadolescentes, adolescentes y jóvenes deja que la creatividad fluya y no censures nada.

2. REVISAR LA AUTOESTIMA: Haz una radiografía de lo que eres y piensas de ti desde los diferentes aspectos que has dibujado en el mapa mental. ¿Te atreves?

  • Físicamente: ¿Qué opinas de tu salud, aspecto, cuidado, etc.? Puntúate del 1 al 10 y explícalo.
  • Emocionalmente: ¿Qué opinas de las emociones que predominan en tu vida?¿Las aceptas y gestionas adecuadamente? Puntúate del 1 al 10 y explícalo.
  • Mentalmente: ¿Qué opinas de tus pensamientos, creencias, mie- dos, etc.? Puntúate de la misma manera.
  • Socialmente: ¿Cómo me relaciono con los demás? ¿Cómo actúo en grupo? ¿Qué comportamientos tengo habitualmente? ¿Qué dicen los demás de mí?
  • Si estás por debajo del 6 en alguno de estos aspectos, debes mejorar tu autoconcepto y preguntarte: ¿Qué necesito para mejorarlo?¿Qué puedo hacer?

3. MI YO CRÍTICO

CRÍTICO INTERIORGUÍA INTERIOR
Mete miedo, pero en realidad te quiere ayudar.  Se centra en el error y la culpabilidad. No es una amenaza, en el fondo te está protegiendo.Te hace consciente de lo que realmente necesitas para solucionar el error y aprender de él y te pone en acción.
  • Cazar al crítico
    Sensaciones, sentimientos, distorsiones que te generan tus fallos, errores, etc.
    ¿Qué pensamientos tengo cuando me equivoco, cometo un error, etc.?¿Qué me digo a mí mismo?¿Cuál es mi autocrítica?
  • Separarte
    Reconoce que esa “voz” no es tu esencia, Puede que sea algo mío o no.
    Obsérvate desde fuera y mira si realmente esto es algo propio de ti o solo en esta ocasión. Simplemente es la etiqueta que te pones en ese momento, en esa ocasión.
  • Comprender
    Esto es lo realmente importante: de qué te quiere proteger el crítico con estos pensamientos.
    ¿Qué necesito? ¿Qué emociones estoy bloqueando?
  • Escuchar al guía
    ¿Cómo puedo gestionar esas emociones? Debo cambiar los mensajes Y pensamientos y el lenguaje conmigo mismo y actuar en consecuencia.
    ¿Qué puedo hacer diferente para cambiar los pensamientos y sentimientos negativos? Por ejemplo, cambia la frase que te dice el yo crítico por otra positiva, esto es, en lugar de “soy tonto”, decirte: “no soy tonto, simplemente tengo que aprender más”.
  • Ahora, PONLO EN PRÁCTICA

Conocerse bien es el primer
y más importante paso para poder ser los protagonistas de nuestra vida.

COMPARTE

CON MUCHA RESILIENCIA

¿Qué nos sucede cuando pasamos malas rachas, cuando parece que todo nos sale mal o la situación nos desborda? ¿Qué hacemos ante la desesperación ante algunos acontecimientos imprevistos? O, dicho de otro modo, ¿cómo nos sentimos? Sentir lo que nos sucede es necesario y expresarlo, ser conscientes de nuestros sentimientos y ponerles nombre imprescindible, actuar acorde a las circunstancias desde la propia realidad, también, pero hay que sentir “bien”, sin resignación ni dramas; simplemente sentir y observar las consecuencias de lo que sentimos y los comportamientos a los que nos lleva. Siempre desde la tolerancia y la flexibilidad tener confianza en nuestras capacidades y fortalezas para gestionar estos sentimientos de forma acorde a la realidad. Se trata de ser resilientes y, sin perder la esperanza, buscar todas las oportunidades de esta experiencia y aprender, crecer y hacernos más fuertes, levantarnos con más fuerza de nuestras caídas.

La resiliencia es el arte de navegar en los torrentes, el arte de metamorfosear el dolor para darle sentido; la capacidad de ser feliz incluso cuando tienes heridas en el alma.

Boris Cyrulnik

La negatividad como tal no es mala, es necesaria en algunos momentos de nuestra vida. Aunque en estos momentos veamos todo muy negro y triste, es normal, el problema es ser negativos por costumbre, esto nos hace encerrarnos en nosotros mismos y perder la correcta visión de la vida, de las circunstancias y de lo que somos. La negatividad nos hace egoístas, pasivos y miedosos transmitiendo emociones negativas a los demás.

Tenemos la obligación de hacer mejor la vida de los demás, y digo obligación porque es la única manera que tenemos de vivir circunstancias adversas, transmitiendo positividad, alegría, fuerza, ganas de vivir a los que nos rodean. Observamos a nuestro alrededor a muchas personas que necesitan un empuje a su vida, una dosis de energía y vitalidad para seguir adelante, y ahí es donde entramos nosotros.

El identificar la circunstancia, el hecho o la situación adversa para afrontar las adversidades, es el primer paso para aprender a enfrentarlo. Es ver la vida con objetividad, pero siempre a través de un prisma optimista

La buena noticia es que la resiliencia es una capacidad que puede aprenderse. En situaciones muy difíciles crece la incertidumbre, el miedo, el desconocimiento, la desesperanza y puede llegar a generarnos sentimientos de miedo, ansiedad, dolor, frustración… que no sabemos cómo gestionar. Recordemos que no podemos controlar lo que ocurre pero sí la manera de afrontarlo, porque las cosas suceden sin pedirnos permiso y es entonces cuando tenemos que tomar la decisión de verlo como algo terrible y del que no saldremos o como un reto, una oportunidad.

Cuando la realidad cambia en contra de la voluntad, tenemos que ser los protagonistas de manera consciente del cambio contando con lo que somos y tenemos, siendo muy agradecidos incluso en los momentos de dolor, dando gracias a la vida. No temer al cambio ni a las crisis, porque en otras ocasiones hemos salido de situaciones complicadas y esta puede ser una nueva oportunidad de crecer y aprender.

PROPUESTA DE TRABAJO:

1º La primera propuesta es un juego de continuar la frase como si alguien nos lo preguntara. Desde la capacidad que tenemos de observar y observarse al mismo tiempo y expresarlo. Ponte límites de entre lo que te causa el malestar o te hace vivir emocionalmente de manera negativa y pesimista y tu propia vida. ¿Hasta dónde puedo o tengo que “aguantar” este situación?

«Dime cómo te sientes…» 

Continúa la frase solamente con un sentimiento. Lo piensas un instante y responde ¿Por qué lo siento? ¿Para qué lo siento? ¿Cómo me afecta? ¿Cómo afecta a los demás? ¿Hasta cuándo estoy dispuesto a sentir esto? y lo expresamos con nuestras palabras verbal o por escrito. Lo repites otra vez «Dime cómo te sientes…» con otro sentimiento, así las veces que quieras o necesites. Al final responde ¿Qué puedo hacer? ¿Qué necesito? Aquí está el secreto para ir creciendo en resiliencia.

Si lo haces en grupo, se tiene que guardar turno y expresar el cómo nos sentimos para que los demás lo pueden escuchar. Vamos preguntando uno a otro en el orden que propongamos: «Dime cómo te sientes…» y el otro responde, sin explicación, simplemente lo dice. El resto no juzgamos, ni opinamos, simplemente escuchamos…después de una ronda o dos, hacemos un momento de puesta en común para comentar el cómo nos hemos sentido realizando esta actividad y ofreciéndoles a los demás nuestra comprensión y cercanía. Si los sentimientos son positivos dar las gracias y si son negativos buscar lo que nos pide que hagamos o dejemos de hacer.

Se pueden buscar tantas variantes como nuestra creatividad nos inspire.

2º Comienza interiorizando esta expresión: «Si crees que puedes puedes»

Tenemos que poner a trabajar todas nuestras capacidades, habilidades, talentos y recursos personales para vivir cualquier experiencia complicada y dura de manera positiva y compartir con los otros lo que soy y tengo. En esta actividad es muy importante trabajar el autoconocimiento. Aprende a quererte, jamás te juzgues, lo negativo es la situación, no eres tú, vigila lo qué te dices a ti mismo ante los problemas o dificultades de la vida y comprueba que eres muy valioso, identifícate con tus fortalezas.

CAPACIDADESHABILIDADESTALENTOSRECURSOS
          

Confía en todo lo que eres, haces, sabes y tienes, dedica un tiempo a pensar el qué puedes hacer para alegrarte, motivarte, ilusionarte, animarte … primero a ti mismo y, después, a los demás, porque una persona resiliente es muy generosa. ¿Qué podría hacer para estar mejor? ¿Qué podría hacer para hacer que los demás estén mejor?

Si lo trabajas en grupo decidimos una fecha y una hora para hacer un «festival de emociones» donde cada uno presentará a los demás su habilidad para superar momentos complicados. Se puede hacer a modo de concurso «Got talent» para hacerlo más divertido.

Con sentido del humor:

El sentido del humor es uno de los recursos más valiosos con los que contamos para afrontar cualquier adversidad. Tienes la opción de vivir lo que te sucede como víctima o protagonista, tú decides y en esta todo de decisión el humor tiene mucho que decir. No se trata de quitar importancia a lo que te está ocasionando el sufrimiento o la desesperación, se trata de vivirlo desde otra perspectiva, desde lo positivo siendo realistas y esto se logra con el sentido del humor, porque a pesar de las dificultades, el humor nos abre la mente para encarar las crisis desde otro punto de vista.

  • Cada vez que tengas uno de esos momentos y te vengan malos pensamientos, lo cambias por una sonrisa, verás cómo te ayudará a cambiar el rollo negativo, pesimista y oscuro de la vida. En clase, en el grupo o personalmente ríe a carcajadas. Notarás el cambio.
  • Dale la vuelta a la situación complicada y transformándola en una película de humor, observa cómo cambian los sentimientos, pero no la historia ¿Qué le sucede al argumento de la película de la vida si la vemos desde el sentido del humor? Haz la prueba y verás que te abre hacia nuevos caminos que antes ni te podías imaginar.
  • Practica el humor de manera consciente comenzando por reírte de ti mismo, siempre con mucho respeto a quién eres, pero sin dejarte influir por tus miedos. No como mecanismo de defensa, sino como una estrategia que nos librea de tensión y estrés ante la situación.Te invito a ponerte delante del espejo y practicar tu risa:
  • Ríete como si la risa saliera de tu garganta…
  • Ríe con ganas…
  • Ríe sin abrir la boca…
  • Ríe con las 5 vocales por turno…
  • Ríe mirándote a los ojos…
  • Ríe…

¿Qué sientes? ¿Cómo te sientes? Autoimponte la tarea de reír mucho durante el día. Piensa que la resiliencia se entrena y cuando llegue el momento sabrás reír incluso ante la dificultad.

Aprender a superar las dificultades de la vida expresando lo que sentimos, compartiendo nuestros dones y siento con otros nos hace más resilientes

COMPARTE

LA NUEVA REALIDAD EMOCIONAL

La educación o es emocional o no lo es

Rosa Casafont

Un diálogo en el encuentro con grandes personas de España y Latinoamérica que nos preocupa en estos momentos la educación en la escuela, la familia, la sociedad… Educadores que afrontemos el desafío socioemocional de este momento histórico que estamos viviendo.

El proyecto «Emociones creativas» aporta su propuesta para trabajar lo emocional desde la experiencia del educador y que lo pueda llevar al ámbito que necesite.

COMPARTE

RECOMENZAR

Tenemos que entender que rara vez comenzamos algo como si fuera algo totalmente desconocido, normalmente recomenzamos porque partimos de una experiencia previa, de un camino recorrido, de un aprendizaje adquirido…no siempre somos conscientes de esta realidad en nuestra vida. Contamos con recursos y habilidades que a lo largo del tiempo hemos ido alcanzando en diversas circunstancias y que lo único que necesitamos es ver cómo nos pueden servir en este momento en el que comenzamos una nueva etapa, un ciclo o un curso.

Siempre podemos recomenzar de nuevo, eso sí, con fuerzas renovadas y muchas, muchas ganas de emprender el camino con entusiasmo y alegría. Lo importante es continuar creciendo, caminando, avanzando y compartiendo todo lo que somos y tenemos, porque al final lo único verdaderamente importante no es solamente lograr nuestros objetivos ,nuestras metas, es el disfrutar del camino, en lo emocional aún más.

Cuando emprendamos un nuevo camino o etapa, aunque sea retomando el que ya comenzamos, debemos hacer proyecto, propósito, objetivo…Recordemos que comenzar siempre es algo apasionante, una nueva aventura pero siempre conociendo la meta que perseguimos que nos marca el rumbo.

Todo comienzo tiene una parte de ilusión y esperanza que nos motiva al logro de nuestros sueños

PROPUESTA DE TRABAJO: La metáfora del camino es muy potente para emprender algo nuevo, o comenzar una nueva etapa. Te propongo trabajar tres momentos que te facilitarán vivir con más serenidad este momento.

1º ¿De dónde parto? Piensa en cómo está tu vida, qué quieres cambiar y a dónde quieres llegar a partir de ahora. Al analizar lo que tienes y lo que quieres en el futuro, tendrás la idea de dónde te encuentras en tu vida. Define lo que quieres lograr y tener en tu vida. Deberás incluir todos los proyectos que tengas, las cosas materiales que quieras obtener, las relaciones personales que desees, etc. En este paso, tendrás que definir qué es lo más importante que quieres en la vida. Si deseas ganar cierta cantidad de dinero, anótalo en tu proyecto de vida. Si deseas un automóvil o un trabajo, anótalos y sé lo más descriptivo posible. Utiliza el diario de sentimientos y escribe toda esta reflexión. Te puede ayudar a ser concreto el siguiente cuadro de texto:

Lo que sé de mi en el pasado y en el presente: lo que me gusta y no me gusta, lo que sé hacer y lo que me cuesta más, lo que mejor se me da y lo que menos, las cosas que tengo como cualidades y los defectos, cuáles son mis valores,…
       


2º Ahora, para que tengas una visión muy clara de, partiendo de dónde estás, ver hacía dónde quieres ir responde a las preguntas:

¿Qué quiero lograr? META/OBJETIVO¿Cómo lo voy a lograr?
PROYECTO
¿Para qué lo quiero lograr? PROPÓSITO
   

3º Por último, haz una reflexión desde el sentido del camino que vas a comenzar o recomenzar:

  • ¿Es esta la meta que crees que te hará feliz?
  • ¿Cómo te gustaría verte dentro de cinco o diez años?
  • ¿Cómo cambiará tu vida si lo consigues?
  • ¿Qué hay detrás de esa meta? Es decir, ¿cuál es el propósito? La finalidad de tu plan de vida puede ser: obtener dinero, amor, libertad, tener más amigos o amigas, mejorar tu imagen personal, tener reconocimiento y fama.
  • ¿Crees de verdad que eso te hará feliz a largo plazo?
COMPARTE