CÓMO TRABAJAR EL PROYECTO «EMOCIONES CREATIVAS»

Los manuales “emociones creativas” son un proyecto y como tal tenemos que trabajarlo.

Con el primer manual “Emociones creativas” de manera muy sencilla, fresca, dinámica y práctica comenzamos a familiarizarnos con la manera de trabajar y vivenciar cada una de las propuestas que aparecen y sin un orden concreto, de ahí que se pueda comenzar por cualquier bloque de prácticas o incluso solo con algunas actividades. Lo importante es generar un buen hábito de trabajo en distintas habilidades y capacidades de inteligencia emocional. El segundo manual “Más emociones creativas” se trata de continuar con el esquema de trabajo del primero pero en esta ocasión profundizando en lo importante de la inteligencia emocional con nuevas propuestas y herramientas de trabajo. Tanto en el primero como en su profundización lo realmente importante es vivirlo personalmente, creerse lo trabajado y practicar, practicar, practicar para una vez interiorizado llevarlo al ámbito de la vida que deseemos, en nuestro caso la clase de Religión, o cualquier otra materia, pero es igualmente eficaz en la familia, los grupos de trabajo, la catequesis, etc. finalmente, nace “Cuando las emociones se hacen creativas” como un prácticum para por medio de cuatro caminos en forma de proyectos de trabajo, aplicar todo lo interiorizado y practicado en los dos anteriores manuales en cualquier ámbito de nuestra vida: personal, educativa, familiar, laboral, catequética, etc…

Desarrollar una sana inteligencia emocional lleva tiempo y esfuerzo. Por eso cuanto antes comencemos, mucho mejor.

COMPARTE

EL TALLER DE EMOCIONES CREATIVAS

Algunos momentos del taller impartido en Badajoz. Los talleres y cursos del proyecto «Emociones creativas» son totalmente prácticos y dinámicos, pensados para motivar y animar a diferentes colectivos: Profesorado, catequistas, grupos de trabajo, formadores, etc y que con la experiencia vivida con las actividades trabajas puedan llevarlo a sus vidas y al ámbito que deseen.

COMPARTE

AGRADECER PARA CRECER

Continuamos con las píldoras emocionales, la novena tienen que ver con una de las habilidades sociales más potentes para ser y estar mejor con nosotros mismos y con los demás. Dar las gracias nos centra tanto en la vida, que tiene el poder de cambiarnos. Si somos conscientes cuando damos las gracias y lo hacemos de manera sencilla, sincera y con el corazón, mejorará nuestra vida, nuestro en torno y cada vez seremos mejores personas. Se nos notará un brillo especial, una nueva forma de ser y de estar mejor. Debemos aprender a dar unas gracias sinceras de esas que broten de lo profundo del corazón, que son capaces de trasformar cualquier ambiente en un lugar acogedor y cálido. ¿Cómo? Expresando con nuestro agradecimiento lo que sentimos, demostrando que somos sinceros, generosos y valientes.

«Más emociones creativas» (Prácticas 11)

¿Cómo lo haremos? Como bien sabes, la inteligencia emocional se logra practicando y este es el caso, aprenderemos a ser agradecidos agradeciendo. Aprender a dar las gracias y a recibirlas es una tarea diaria. Te propongo que hagas una lista de todo por lo que tienes que dar las gracias y hazlo de verdad, de la manera en la que mejor te sientas o sepas. Puedes llamar, escribir un correo, quedar con esa persona y regalarle una tarjeta, etc. Dile lo que sientes y el por qué quieres darle las gracias.

Si lo trabajas en un grupo, pide que hagan una tarjeta tipo felicitación, dando las gracias a alguien por algo; no es necesario que sea del grupo, pero si lo es, mucho mejor. (Actividad 23 «Más emociones creativas»)

Mostrar lo que sentimos a la hora de dar las gracias es un acto de generosidad y valentía emocional.

COMPARTE

LLENA EL AÑO DE MOTIVACIÓN

Todo un año con sus días y sus horas por delante para disfrutarlos, saborearlos, aprovecharlos y hacer del año nuevo uno de esos que nunca olvidaremos. Comenzaremos buscando dentro de nosotros y a nuestro alrededor, recogiendo y revisando todo aquello que nos haga falta para realizar lo que queremos. Empezar con previsión y un plan con todo lo necesario, esto es a fin y al cabo lo que hace que un buen propósito se trasforme en un plan de acción

Te propongo una tarea que puedes llevar a la familia, al grupo, a la tutoría, la clase, la catequesis, etc… (Actividad 31 «Más emociones creativas»)

Descarga un calendario de este año, ya sea completo o mes a mes para hacer el trabajo o en tu agenda personal marca los días señalados con la tarea. ¡Adelante!

  1. Se trata de señalar en el calendario un día al menos de cada mes con una intención que lo convierta en un día especial, un día positivo de esos que nos animan.
  2. Elegimos los días y pensamos una actividad: ir al cine, salir de compras, quedar con “alguien”, comer algo en concreto, hacer un postre, etc…una vez terminada la lista de meses y días, conseguimos un calendario y lo decoramos a nuestro gusto, que sea original, divertido y muy llamativo, una vez terminado el calendario pensaremos en un lugar visible y a mano de nuestra habitación, casa o trabajo para no olvidarnos que contamos con esos días POSITIVOS que nos animan y motiven (Reforzamos la actividad con una alarma en el teléfono, en la agenda digital, en el calendar de Google, etc…)
  3. Por último, ponemos una pegatina o dibujo de smail en cada uno de esos días. Se puede hacer uno para tutorías utilizando sesiones completas o los primeros o últimos minutos de la sesión (Hacer un juego, un desayuno, un baile, etc) que sea el grupo quien después de hacer una gran lista se decida el qué) Tamaño grande
    Adjunto ficha de trabajo para clase (Es necesario buscar un calendario tamaño folio para entregar a cada alumno/a) https://drive.google.com/file/d/0B9w-U-mfrNQRN24yN29LSmRlUU0/view?usp=sharing
    Ejemplo:
    Día 20 de enero: Ir al cine
COMPARTE

TERMINAR UN AÑO

La vida no es cíclica, la vida es lineal, hacia adelante. Cada paso, cada encuentro, cada momento, experiencia, etc. nos hacen crecer, madirar y aprender. Al final de una etapa, de un periodo de tiempo es necesario parar y hacer balance de lo que ha sido para nosotros este periodo de nuestra vida. Lo importante es resaltar todo lo que nos ha ayudado a avanzar en la consecución de nuestros sueños. Hacer memoria.

Tarea:

7 PODEROSAS PREGUNTAS PARA HACER BALANCE DEL AÑO
[Tomado de BEATRIZ PALÁ]

1. ¿Cuáles eran tus expectativas para el que termina? ¿Qué sueños, metas y deseos te habías propuesto alcanzar?

No es fácil, porque por lo general nos cuesta o por lo menos nos resulta algo complicado recordar más allá de lo que hemos hecho o pensado más de tres o cuatro meses atrás.

  • Trata de hacer una retrospectiva, de remontarte a enero y utiliza las expectativas de entonces como punto de partida de este ejercicio.

2. ¿Qué propósitos has logrado?

Este ejercicio es muy importante, porque tendemos a ver los logros como acciones sin demasiada importancia. A veces no le damos el valor que tienen, no recordamos lo que nos ha costado conseguirlo.

  • Elabora una lista de propósitos y metas alcanzadas, una lista de cosas de las que te sientes orgulloso u orgullosa de haber conseguido este año.

3. ¿De qué o por qué sientes agradecimiento de lo acontecido a lo largo del año?

Ser agradecidos nos ayuda tener una perspectiva más positiva, a poner el foco en lo positivo, en lugar de en aquello que no tenemos, y nos permite valorar todo más.

  • Tienes muchas cosas que agradecer, mucho por lo que decir “gracias”. Adelante…

4. Todos cometemos errores, ¿cuáles han sido los tuyos a lo largo del año?

No mires los errores como fracasos, enfréntalos como un problema a resolver, en proceso de aprendizaje que te permitirá hacerlo mejor en el próximo intento.

  • Haz una lista de esos errores cometidos a lo largo del año acompañados del aprendizaje que te ha aportado cada uno.

5. ¿Qué cosas han funcionado y cuáles no han funcionado y estás dispuesto o dispuesta a dejar ir?

Hacer un repaso por aquello que ha funcionado es muy importante, para rescatarlo y potenciarlo. De la misma manera, conviene tener localizado aquello que realmente no ha funcionado y estás dispuesto o dispuesta a dejar ir. De poco sirve tener objetivos y metas por el simple hecho de que se supone que deberías lograrlo. Muchas veces nos convencemos a nosotros mismos de que debe funcionar, pero quizá no es así.

  • Analiza y valora todo aquello que no ha funcionado…

6. ¿En quién te has convertido?

La evolución y el cambio son casi inevitables. Y esa evolución nos puede llevar a ser mejores o todo lo contrario, incluso puede derivar en una parálisis que nos estanca y no nos permite avanzar…

  • Reflexiona: ¿Quién eres? ¿En qué te has convertido? Incluso si te gusta, quizá haya algo que te gustaría mejorar; o puede que haya algo que no te gusta y desees cambiar… El año que está por venir es una magnífica oportunidad para encauzar esos deseos.

7. Regresemos al pasado con la experiencia en la mochila… ¿Qué consejo te darías?

Volvamos a principios de año… Ya con la experiencia adquirida a lo largo de los doce meses que han pasado.

  • Si pudieras volver atrás, ¿qué consejo o consejos le darías a la persona que eras entonces?

He aquí un punto de partida para el año que está a punto de comenzar…

«Emociones creativas» prácticas 19. Actividad 27

Quédate, al menos, con un momento de este año que termina por el que ha merecido la pena y alégrate.

COMPARTE

OPTIMISMO REALISTA

En esta octava «píldora emocional» continuamos trabajando y practicando la automotivación desde el optimismo. Tenemos dos formas de ver la vida y todo lo que nos sucede, de forma pesimista y negativa u optimista y positiva. Lo que más sorprende es que tanto los pesimistas como los optimistas tienen dificultades y complicaciones en su vida. La diferencia está en la interpretación que se le da a lo que les sucede. La diferencia no está tanto en cómo lo vemos, sino en cómo nos afecta a nosotros y a los que nos rodean. Desde el optimismo nos vemos a nosotros mismos, a los demás y al mundo de manera muy diferente. Se trata de mirar las cosas que ya tenemos, por muy pequeñas que sean, lo bello y especial de la vida y dejar de amargarnos por lo que no tenemos.

¿Cómo lo haremos? Haz una lista con mirada optimista de todo lo positivo y bueno que hay en tu vida, cuanto más larga mejor. Toma el tiempo que necesites.

  • ¿Te das cuenta qué cantidad increíble de cosas, personas, momentos, etc. hay en tu vida?
  • ¿No crees que es el momento de dejar a un lado el pesimismo y, apoyándote en lo bueno y positivo, darte la oportunidad de ser más feliz?
  • Mira con optimismo a todo y a todos y tu vida cambiará, te lo aseguro.

Ahora haz crecer tu optimismo

  • Comienza cada día con un propósito.
  • Céntrate en lo importante y bueno de las cosas y las personas.
  • Escribe en el Diario de sentimientos todo lo que vivas siempre desde lo positivo, desde lo aprendido.
  • Recuerda que eres tú el que decide ser o no feliz, nada ni nadie puede hacerlo por ti.
  • No permitas que nada te desanime; espera siempre lo mejor trabajando para que así sea y practica, practica, practica.

«Emociones creativas» (Prácticas 37)

Una persona optimista saborea las pequeñas cosas de la vida con alegría porque sabe mirar lo esencial.

COMPARTE

TALLER EMOCIONES CREATIVAS

En este taller de inteligencia emocional pretendemos dar algunas destrezas, habilidades y capacidades de manejo de las emociones, que rodean cada contexto en el que nos desenvolvemos diariamente.

Se pretende animar a que se trabaje e interiorice el desarrollo de las habilidades personalmente y una vez que las tengamos interiorizadas y practicadas poderlas llevar a nuestra vida.

Por ese motivo el taller es totalmente práctico y dinámico. Un espacio para vivir y compartir experiencias y recursos relacionados con lo emocional.

COMPARTE

LA MOTIVACIÓN SE LOGRA HACIENDO

Vamos a los la séptima «píldora emocional» Trabajaremos la automotivación entendiendo que tiene que ser entendida como un elemento fundamental para vivir intensamente, disfrutando y saboreando cada momento. Debemos movilizarnos y buscar nuevas oportunidades y experiencias para crecer. Las ganas, el deseo, la actitud por trasformar lo que hacemos es la forma de aprender a dirigir nuestra vida en el presente orientándola hacía el futuro. Una de las grandes lecciones que aprendemos en la vida es que todo esfuerzo tiene su recompensa. Luchar por lo que queremos supone crear unos hábitos concretos en nuestra vida cotidiana que suponen un esfuerzo que requiere dedicación y alguna que otra toma de decisiones con sus dificultades. Se trata de aprender a buscar las oportunidades y recursos que se nos presentan y aprovecharlos para lograr lo que deseamos. Es necesario e imprescindible contar con la ilusión y motivación por la que estamos haciendo el esfuerzo y, de este modo, no solo es más fácil, sino que disfrutaremos de cada logro

¿Cómo lo haremos? Con un ejercicio sencillo. Te propongo que no acabe un día, una sesión de clase, una actividad, un proyecto, etc. en el que no anotes lo que has logrado, aprendido, avanzado…
Con esta actividad, que debes hacer como un hábito, conseguirás saber cómo y dónde te encuentras en tu proyecto de vida y qué significa para ti cada logro. Aumentarás tu autoestima y la motivación por lo que haces cada día.

  1. El diario de sentimientos es una herramienta fundamental para llevar a cabo esta tarea.
    • Cuál era el reto u objetivo.
    • En qué ha consistido el logro.
    • Un “premio” con el que lo celebrarás.
  2. La motivación es la que te mueve y lleva allá donde quieres ir. Una persona motivada es capaz de alcanzar aquello que desea. Piensa, reflexiona sobre tus aliados para obtener la motivación que necesites en momentos de desánimo, esto es, tus fuentes de motivación:
  • Internas: los valores que mueven tu vida, tus metas,logros, tus para qué…
  • Externas: lugares donde estás muy a gusto, actividades que te hacen sentir muy bien, personas referentes y ejemplo en tu vida, momentos de placer y ocio…

Hacemos un cartel, un mural, un trabajo plástico, etc en definitiva, algo creativo para tener a la vista y que sea nuestro apoyo motivacional.

Si la motivación es para la clase, el grupo o equipo de trabajo, no olvides que los retos y objetivos tienen que estar acorde con las posibilidades, habilidades, capacidades… que los logros no siempre tienen que ser del 100% y que siempre, siempre, siempre hay que celebrarlos aunque sea de manera muy sencilla.

«Más emociones creativas» (prácticas 9)

Los logros del día a día son la motivación para llegar a la meta y lo hace más fácil.

COMPARTE

MI CUERPO ME HABLA

Con esta sexta «píldora emocional» aprenderemos a gestionar nuestras emociones con una de las habilidades fundamentales de la inteligencia emocional: saber reconocer lo que sentimos, ponerle nombre y expresarlo de forma adecuada al momento y la circunstancia, con la ayuda de nuestro ser corporal. Por eso tenemos que trabajar para adquirir la habilidad de observación de nuestra vida como algo primordial. No siempre es sencillo reconocer lo que nos pasa, lo que sentimos puede ser complejo y en muchas ocasiones nos podemos confundir, de ahí la importancia vital de ver los efectos y síntomas que provocan en nuestro organismo las emociones con una de las mejores herramientas con la que contamos: nuestro cuerpo. Lo que sentimos nos motiva, anima y da la fuerza suficiente para continuar. Reconocer el cómo nos afecta y ser capaces de gestionarlo es saludable, necesario e imprescindible para una correcta y sana vida emocional.

¿Cómo lo haremos? con la ayuda de nuestro ser corporal. Seamos conscientes de dónde y cómo sentimos nuestras emociones corporalmente y que efectos provocan para poder gestionarlas.

  1. Hazte esta pregunta:“Cuándo me he sentido así…” Se trata de pensar en situaciones diversas en las que he experimentado alguna emoción o sentimiento y escribir lo que sucedió, verte desde fuera, observarte y describir lo que ves: de qué sentimiento se trata, cómo lo sé, en dónde lo noto (concretamente), cómo lo noto en el cuerpo, qué reacción tengo, cómo lo expreso, qué consecuencias, qué pensamientos, qué hago después, etc. PARAR, ESCUCHAR-OBSERVAR e IDENTIFICAR
  2. Ya tenemos claro el cómo sentimos las emociones corporalmente y sus consecuencias, pues bien, ahora vamos a buscar distintas maneras de gestionar esta emoción y los pensamientos que genera a través del cuerpo. Cada uno de nosotros somos un mundo, también en lo corporal y emocional, por ese motivo no hay recetas universales, pero si herramientas que podemos adaptar a nuestro ser. RESPIRACIÓN, EJERCICIO FÍSICO, DANZA, MEDITACIÓN, CONTEMPLACIÓN, COMUNICACIÓN, PINTURA, etc. tienes que hacer un ejercicio que relacione estados de ánimo, su expresión corporal y el qué herramienta puedo utilizar para su buena gestión. (Cuadro del final?
  3. Por ultimo, tienes que practicar, practicar, practicar… es la única forma para que logres una gestión emocional acorde con las circunstancias creando un hábito que te facilite el manejo adecuado de lo que sientes. Si escuchamos a nuestro cuerpo habitualmente seremos capaces de gestionar lo que sentimos cuando sea necesario.

«Emociones creativas» (Prácticas 11) «Más emociones creativas» (Prácticas 27) «Cuando las emociones se hacen creativas» (Adaptación proyecto segundo, práctica segunda)

QUÉ NOTO
EN MI CUERPO
QUÉ HAGO QUÉ PUEDO HACER
       

Debemos entrenar nuestra capacidad de reconocer lo que sentimos, con la ayuda de nuestro ser corporal y buscar las herramientas necesarias para su buena gestión y lograr ser mejores personas.

COMPARTE

NO CONTROLES

Vamos a por la quinta «Píldora emocional» con la que conoceremos y trabajaremos una herramienta muy potente para gestionar nuestras emociones. Necesitamos expresar lo que sentimos y conectar con lo que sentimos; es necesario liberar esas emociones para conocerlas. No se trata de controlar nuestras emociones, tenemos que permitir sentir y conectar con esa emoción sin juzgar, solamente centrase en esa emoción.

Redactar textos, escribir cartas, hacer mapas mentales, utilizar signos y símbolos, etc., en un diario es lo ideal para abrir nuestro interior y darnos a conocer el cómo estamos. Una vez escrito y expresado, podemos observar nuestro “retrato” emocional y darnos cuenta de si lo que estamos haciendo, nuestras acciones y pensamientos, se corresponden a lo que realmente sentimos; nos ayuda a priorizar y avanzar.

¿Cómo lo haremos? con nuestro diario de sentimientos. Las preguntas son las de siempre: ¿Cómo me siento? ¿Dónde lo siento?… pero la añadiremos alguna otra: ¿Qué ha causado esta emoción? ¿Me sucede a menudo? y desde ahí vamos a gestionarlas con las preguntas: ¿Qué necesito? ¿Qué voy a hacer? La expresión escrita y, si es posible, creativa, es un instrumento muy eficaz para liberar y reconocer emociones.

  1. Primero, toma conciencia de qué cosas te desestabilizan emocionalmente y sus consecuencias.
  2. Segundo, mira qué es lo que quieres lograr para que no te afecte, te sientas mejor y qué te va a aportar este cambio.
  3. Tercero, prevé qué vas a hacer la próxima vez que te ocurra: concreto y específico.
  4. Por último, planifica qué vas a hacer previamente para pre- pararte, qué técnicas vas a practicar.

«Más emociones creativas» (Adaptado de las prácticas 7 Y 8)

Puedo saber cómo soy, cómo me siento y dónde estoy, por medio de la escritura emocional y desde ahí gestionar lo que siento.

COMPARTE

CAMBIAR PARA MEJORAR

En esta cuarta «píldora emocional» trabajaremos la actitud para dar lo mejor de nosotros mismos. Tenemos un potencial, unas habilidades increíbles y muchos conocimientos, pero si no tenemos la actitud positiva para ponerlo en práctica no lo haremos jamás o será a medio gas, sin mucha fuerza, flojito y sin sabor. Cuando hagamos algo, que sea dando lo mejor de nosotros y poniendo todo nuestro potencial, dejando la piel en ello, focalizándonos en nuestras fortalezas y cualidades. Hacer lo ordinario, extraordinario.

Afrontar las dificultades de la vida con optimismo realista es siempre mucho mejor para nuestro estado emocional porque nos activa y mueve para resolver de manera natural esos momentos o cuestiones que, en alguna ocasión, se nos presentan, es en definitiva cambiar de actitud ante la vida, las circunstancias, los demás y nosotros mismos. Cuando somos conscientes de lo que somos, tenemos, hacemos, sentimos, vivimos,…el siguiente paso es vivir con actitud positiva y fluidez el aquí y el ahora aprendiendo de los errores, madurando con las dificultades, disfrutando de cada momento, compartiendo lo que somos con los demás, siendo agradecidos, etc…

¿Cómo lo haremos? La actividad que propongo es muy sencilla, se trata de ser conscientes de nuestros pensamientos recurrentes negativos para poder cambiarlos.

  1. Haremos dos listas. Lo podemos hacer de manera creativa y muy visual con alguna técnica como el mapa mental o el visual thinking.
  2. Primera lista. Comprueba la cantidad de cualidades, habilidades, herramientas, etc que tienes y que te hacen ser una persona increíble.
  3. Segunda lista. Los pensamientos negativos que habitualmente surgen a la hora de emprender una tarea nueva o cuando pienso en hacer algo de manera diferente.
  4. Ahora es cuando viene lo verdaderamente importante para cambiar tu actitud negativa en positiva. Contesta a esta pregunta observando la segunda lista ¿Qué cosas me he perdido, me pierdo o me cuesta hacer con estos pensamientos? con la primera lista, contesta a esta otra pregunta ¿Qué puedo cambiar aplicando lo qué soy y tengo para que ese pensamiento cambie y me permita avanzar y crecer?
  5. Concluimos con una reflexión que convertiremos en eslogan de nuestra vida para cambiar de ACTITUD frente a las dificultades y retos. Confeccionamos un cartel con este eslogan que pondremos en un lugar visible y que veamos normalmente para recordar que «si quiero puedo».

«Más emociones creativas» (Prácticas 36 y 37)

La actitud marca la diferencia en nuestra vida. Hagamos posible aquello que soñamos

COMPARTE