CÓMO TRABAJAR EL PROYECTO «EMOCIONES CREATIVAS»

Los manuales “emociones creativas” son un proyecto y como tal tenemos que trabajarlo.

Con el primer manual “Emociones creativas” de manera muy sencilla, fresca, dinámica y práctica comenzamos a familiarizarnos con la manera de trabajar y vivenciar cada una de las propuestas que aparecen y sin un orden concreto, de ahí que se pueda comenzar por cualquier bloque de prácticas o incluso solo con algunas actividades. Lo importante es generar un buen hábito de trabajo en distintas habilidades y capacidades de inteligencia emocional. El segundo manual “Más emociones creativas” se trata de continuar con el esquema de trabajo del primero pero en esta ocasión profundizando en lo importante de la inteligencia emocional con nuevas propuestas y herramientas de trabajo. Tanto en el primero como en su profundización lo realmente importante es vivirlo personalmente, creerse lo trabajado y practicar, practicar, practicar para una vez interiorizado llevarlo al ámbito de la vida que deseemos, en nuestro caso la clase de Religión, o cualquier otra materia, pero es igualmente eficaz en la familia, los grupos de trabajo, la catequesis, etc. finalmente, nace “Cuando las emociones se hacen creativas” como un prácticum para por medio de cuatro caminos en forma de proyectos de trabajo, aplicar todo lo interiorizado y practicado en los dos anteriores manuales en cualquier ámbito de nuestra vida: personal, educativa, familiar, laboral, catequética, etc…

Desarrollar una sana inteligencia emocional lleva tiempo y esfuerzo. Por eso cuanto antes comencemos, mucho mejor.

COMPARTE

TALLER EMOCIONES CREATIVAS

En este taller de inteligencia emocional pretendemos dar algunas destrezas, habilidades y capacidades de manejo de las emociones, que rodean cada contexto en el que nos desenvolvemos diariamente.

Se pretende animar a que se trabaje e interiorice el desarrollo de las habilidades personalmente y una vez que las tengamos interiorizadas y practicadas poderlas llevar a nuestra vida.

Por ese motivo el taller es totalmente práctico y dinámico. Un espacio para vivir y compartir experiencias y recursos relacionados con lo emocional.

COMPARTE

LA MOTIVACIÓN SE LOGRA HACIENDO

Vamos a los la séptima «píldora emocional» Trabajaremos la automotivación entendiendo que tiene que ser entendida como un elemento fundamental para vivir intensamente, disfrutando y saboreando cada momento. Debemos movilizarnos y buscar nuevas oportunidades y experiencias para crecer. Las ganas, el deseo, la actitud por trasformar lo que hacemos es la forma de aprender a dirigir nuestra vida en el presente orientándola hacía el futuro. Una de las grandes lecciones que aprendemos en la vida es que todo esfuerzo tiene su recompensa. Luchar por lo que queremos supone crear unos hábitos concretos en nuestra vida cotidiana que suponen un esfuerzo que requiere dedicación y alguna que otra toma de decisiones con sus dificultades. Se trata de aprender a buscar las oportunidades y recursos que se nos presentan y aprovecharlos para lograr lo que deseamos. Es necesario e imprescindible contar con la ilusión y motivación por la que estamos haciendo el esfuerzo y, de este modo, no solo es más fácil, sino que disfrutaremos de cada logro

¿Cómo lo haremos? Con un ejercicio sencillo. Te propongo que no acabe un día, una sesión de clase, una actividad, un proyecto, etc. en el que no anotes lo que has logrado, aprendido, avanzado…
Con esta actividad, que debes hacer como un hábito, conseguirás saber cómo y dónde te encuentras en tu proyecto de vida y qué significa para ti cada logro. Aumentarás tu autoestima y la motivación por lo que haces cada día.

  1. El diario de sentimientos es una herramienta fundamental para llevar a cabo esta tarea.
    • Cuál era el reto u objetivo.
    • En qué ha consistido el logro.
    • Un “premio” con el que lo celebrarás.
  2. La motivación es la que te mueve y lleva allá donde quieres ir. Una persona motivada es capaz de alcanzar aquello que desea. Piensa, reflexiona sobre tus aliados para obtener la motivación que necesites en momentos de desánimo, esto es, tus fuentes de motivación:
  • Internas: los valores que mueven tu vida, tus metas,logros, tus para qué…
  • Externas: lugares donde estás muy a gusto, actividades que te hacen sentir muy bien, personas referentes y ejemplo en tu vida, momentos de placer y ocio…

Hacemos un cartel, un mural, un trabajo plástico, etc en definitiva, algo creativo para tener a la vista y que sea nuestro apoyo motivacional.

Si la motivación es para la clase, el grupo o equipo de trabajo, no olvides que los retos y objetivos tienen que estar acorde con las posibilidades, habilidades, capacidades… que los logros no siempre tienen que ser del 100% y que siempre, siempre, siempre hay que celebrarlos aunque sea de manera muy sencilla.

«Más emociones creativas» (prácticas 9)

Los logros del día a día son la motivación para llegar a la meta y lo hace más fácil.

COMPARTE

MI CUERPO ME HABLA

Con esta sexta «píldora emocional» aprenderemos a gestionar nuestras emociones con una de las habilidades fundamentales de la inteligencia emocional: saber reconocer lo que sentimos, ponerle nombre y expresarlo de forma adecuada al momento y la circunstancia, con la ayuda de nuestro ser corporal. Por eso tenemos que trabajar para adquirir la habilidad de observación de nuestra vida como algo primordial. No siempre es sencillo reconocer lo que nos pasa, lo que sentimos puede ser complejo y en muchas ocasiones nos podemos confundir, de ahí la importancia vital de ver los efectos y síntomas que provocan en nuestro organismo las emociones con una de las mejores herramientas con la que contamos: nuestro cuerpo. Lo que sentimos nos motiva, anima y da la fuerza suficiente para continuar. Reconocer el cómo nos afecta y ser capaces de gestionarlo es saludable, necesario e imprescindible para una correcta y sana vida emocional.

¿Cómo lo haremos? con la ayuda de nuestro ser corporal. Seamos conscientes de dónde y cómo sentimos nuestras emociones corporalmente y que efectos provocan para poder gestionarlas.

  1. Hazte esta pregunta:“Cuándo me he sentido así…” Se trata de pensar en situaciones diversas en las que he experimentado alguna emoción o sentimiento y escribir lo que sucedió, verte desde fuera, observarte y describir lo que ves: de qué sentimiento se trata, cómo lo sé, en dónde lo noto (concretamente), cómo lo noto en el cuerpo, qué reacción tengo, cómo lo expreso, qué consecuencias, qué pensamientos, qué hago después, etc. PARAR, ESCUCHAR-OBSERVAR e IDENTIFICAR
  2. Ya tenemos claro el cómo sentimos las emociones corporalmente y sus consecuencias, pues bien, ahora vamos a buscar distintas maneras de gestionar esta emoción y los pensamientos que genera a través del cuerpo. Cada uno de nosotros somos un mundo, también en lo corporal y emocional, por ese motivo no hay recetas universales, pero si herramientas que podemos adaptar a nuestro ser. RESPIRACIÓN, EJERCICIO FÍSICO, DANZA, MEDITACIÓN, CONTEMPLACIÓN, COMUNICACIÓN, PINTURA, etc. tienes que hacer un ejercicio que relacione estados de ánimo, su expresión corporal y el qué herramienta puedo utilizar para su buena gestión. (Cuadro del final?
  3. Por ultimo, tienes que practicar, practicar, practicar… es la única forma para que logres una gestión emocional acorde con las circunstancias creando un hábito que te facilite el manejo adecuado de lo que sientes. Si escuchamos a nuestro cuerpo habitualmente seremos capaces de gestionar lo que sentimos cuando sea necesario.

«Emociones creativas» (Prácticas 11) «Más emociones creativas» (Prácticas 27) «Cuando las emociones se hacen creativas» (Adaptación proyecto segundo, práctica segunda)

QUÉ NOTO
EN MI CUERPO
QUÉ HAGO QUÉ PUEDO HACER
       

Debemos entrenar nuestra capacidad de reconocer lo que sentimos, con la ayuda de nuestro ser corporal y buscar las herramientas necesarias para su buena gestión y lograr ser mejores personas.

COMPARTE

NO CONTROLES

Vamos a por la quinta «Píldora emocional» con la que conoceremos y trabajaremos una herramienta muy potente para gestionar nuestras emociones. Necesitamos expresar lo que sentimos y conectar con lo que sentimos; es necesario liberar esas emociones para conocerlas. No se trata de controlar nuestras emociones, tenemos que permitir sentir y conectar con esa emoción sin juzgar, solamente centrase en esa emoción.

Redactar textos, escribir cartas, hacer mapas mentales, utilizar signos y símbolos, etc., en un diario es lo ideal para abrir nuestro interior y darnos a conocer el cómo estamos. Una vez escrito y expresado, podemos observar nuestro “retrato” emocional y darnos cuenta de si lo que estamos haciendo, nuestras acciones y pensamientos, se corresponden a lo que realmente sentimos; nos ayuda a priorizar y avanzar.

¿Cómo lo haremos? con nuestro diario de sentimientos. Las preguntas son las de siempre: ¿Cómo me siento? ¿Dónde lo siento?… pero la añadiremos alguna otra: ¿Qué ha causado esta emoción? ¿Me sucede a menudo? y desde ahí vamos a gestionarlas con las preguntas: ¿Qué necesito? ¿Qué voy a hacer? La expresión escrita y, si es posible, creativa, es un instrumento muy eficaz para liberar y reconocer emociones.

  1. Primero, toma conciencia de qué cosas te desestabilizan emocionalmente y sus consecuencias.
  2. Segundo, mira qué es lo que quieres lograr para que no te afecte, te sientas mejor y qué te va a aportar este cambio.
  3. Tercero, prevé qué vas a hacer la próxima vez que te ocurra: concreto y específico.
  4. Por último, planifica qué vas a hacer previamente para pre- pararte, qué técnicas vas a practicar.

«Más emociones creativas» (Adaptado de las prácticas 7 Y 8)

Puedo saber cómo soy, cómo me siento y dónde estoy, por medio de la escritura emocional y desde ahí gestionar lo que siento.

COMPARTE

CAMBIAR PARA MEJORAR

En esta cuarta «píldora emocional» trabajaremos la actitud para dar lo mejor de nosotros mismos. Tenemos un potencial, unas habilidades increíbles y muchos conocimientos, pero si no tenemos la actitud positiva para ponerlo en práctica no lo haremos jamás o será a medio gas, sin mucha fuerza, flojito y sin sabor. Cuando hagamos algo, que sea dando lo mejor de nosotros y poniendo todo nuestro potencial, dejando la piel en ello, focalizándonos en nuestras fortalezas y cualidades. Hacer lo ordinario, extraordinario.

Afrontar las dificultades de la vida con optimismo realista es siempre mucho mejor para nuestro estado emocional porque nos activa y mueve para resolver de manera natural esos momentos o cuestiones que, en alguna ocasión, se nos presentan, es en definitiva cambiar de actitud ante la vida, las circunstancias, los demás y nosotros mismos. Cuando somos conscientes de lo que somos, tenemos, hacemos, sentimos, vivimos,…el siguiente paso es vivir con actitud positiva y fluidez el aquí y el ahora aprendiendo de los errores, madurando con las dificultades, disfrutando de cada momento, compartiendo lo que somos con los demás, siendo agradecidos, etc…

¿Cómo lo haremos? La actividad que propongo es muy sencilla, se trata de ser conscientes de nuestros pensamientos recurrentes negativos para poder cambiarlos.

  1. Haremos dos listas. Lo podemos hacer de manera creativa y muy visual con alguna técnica como el mapa mental o el visual thinking.
  2. Primera lista. Comprueba la cantidad de cualidades, habilidades, herramientas, etc que tienes y que te hacen ser una persona increíble.
  3. Segunda lista. Los pensamientos negativos que habitualmente surgen a la hora de emprender una tarea nueva o cuando pienso en hacer algo de manera diferente.
  4. Ahora es cuando viene lo verdaderamente importante para cambiar tu actitud negativa en positiva. Contesta a esta pregunta observando la segunda lista ¿Qué cosas me he perdido, me pierdo o me cuesta hacer con estos pensamientos? con la primera lista, contesta a esta otra pregunta ¿Qué puedo cambiar aplicando lo qué soy y tengo para que ese pensamiento cambie y me permita avanzar y crecer?
  5. Concluimos con una reflexión que convertiremos en eslogan de nuestra vida para cambiar de ACTITUD frente a las dificultades y retos. Confeccionamos un cartel con este eslogan que pondremos en un lugar visible y que veamos normalmente para recordar que «si quiero puedo».

«Más emociones creativas» (Prácticas 36 y 37)

La actitud marca la diferencia en nuestra vida. Hagamos posible aquello que soñamos

COMPARTE

PÍLDORA EMOCIONAL: «Mi yo crítico»

En esta tercera «píldora emocional» trabajamos esa vocecilla interior que en muchísimas ocasiones nos machaca cuando nos equivocamos o cometemos un error y le damos muchas vueltas, una y otra vez, causándonos muchísimo más daño que beneficio. ¿Qué podemos hacer? Con esta píldora emocional vamos a intentar adquirir alguna habilidad para cambiar nuestro «Yo crítico» por nuestro «Yo guía»

¿Cómo lo haremos? Siguiendo una rutina cada vez que aparezca esa voz en mi vida con los siguientes pasos:

  1. Busca un lugar y espacio cómodo y lo más apartado posible para que nada ni nadie te moleste. Puedes practicar la actividad común 1 de «Emociones creativas» «Más emociones creativas»
  2. Una vez tranquilo, comienza, en el diario de sentimientos a escribir todo lo que sientes, cómo lo sientes, cómo te afecta… cuando cometes un error o fallas en algo y pregúntate ¿Qué pensamientos tengo cuando me equivoco, cometo un error, etc.?¿Qué me digo a mí mismo? ¿Cuál es mi autocrítica? ¿Soy tolerante o mas bien intransigente?
  3. Ahora sepárate de ti, mírate desde fuera y observa lo que ves para reconocer que esa “voz” interior, que no es tu esencia, puede que sea algo mío o no. ¿Te ves reflejado e lo que ves? ¿Es algo que haces siempre o en esta ocasión? Piensa que es algo que «etiquetas» con tus creencias, ideas preconcebidas, experiencias previas, etc.
  4. ¿Comprendes de qué te quiere proteger el «yo crítico» con estos pensamientos? ¿Qué necesito? ¿Qué emociones estoy bloqueando?
  5. Por ultimo, Escucha al «yo guía» es el que realmente te ayudará a ser totalmente tú y a hacer las cosas con naturalidad. Responde: ¿Cómo puedo gestionar esas emociones que me surgen desde el «yo crítico»? TAREA: Debo cambiar los mensajes y el lenguaje conmigo mismo y actuar en consecuencia. ¿Cómo? Cambiando mi lenguaje interno para cambiar los pensamientos y sentimientos negativos. Por ejemplo, cambia la frase que te dice el yo crítico por otra positiva, esto es, en lugar de “soy tonto” cuando algo no te sale bien, decirte:“ no soy tonto, simplemente tengo que aprender más”.

Como ves esta píldora requiere mucho tiempo de práctica y paciencia contigo mismo, al principio te costará porque el «Yo critico» tiene mucha fuerza en tu vida. Ánimo

Adaptado de la actividad 11 «Más emociones creativas»

Cambia el pensamiento y cambiarás el sentimiento

COMPARTE

UN CAMINO EMOCIONANTE

El proyecto «Emociones creativas» está lleno de prácticas y actividades de inteligencia emocional para cualquier persona que desee aprender a vivir su ser emocional con inteligencia y naturalidad. Cada bloque concluye con un apunte de inteligencia espiritual que es y da la respuesta al sentido de lo que somos y tenemos ❤ Comenzar con el primer manual y familiarizarse con la estructura y metodología de trabajo, interiorizar todo lo experimentado y vivido para poderlo llevar a la vida. Continuar con «Más emociones creativas» y profundizar dando un paso más en nuestro crecimiento personal en inteligencia emocional y compartirlo. Por último, con «Cuando las emociones se hacen creativas» aplicaremos todo lo practicado e interiorizado con la ayuda de cuatro proyectos de manera personal o grupal, ideal para tutorías, catequesis o simplemente nuestros grupos de trabajo o vida.

Una persona emocionalmente inteligente, vive el ahora sin perder de vista lo que quiere ser y vivir en el futuro, pero saboreando cada momento, aprendiendo de las experiencias y creciendo con todos los acontecimientos de su vida.

«Más emociones creativas» Prácticas 1

COMPARTE

PÍLDORA EMOCIONAL: «¿QUIÉN SOY?»

  • La segunda «píldora» emocional consiste en hacerse la pregunta: ¿Quién soy? La respuesta que demos a esta pregunta será el principio, el comienzo hacia nuestra realización personal y emocional. No es una pregunta nueva, claro que no, pero lo que sí sabemos es que nunca es definitiva, porque jamás dejamos de crecer, cambiar y madurar como personas. El autoconocimiento lleva toda la vida y nunca dejamos de sorprendernos de lo que somos capaces de hacer, sentir, imaginar. Cada día aprendemos algo nuevo, también de nosotros mismos.
  • ¿Cómo lo haremos? Se trata de hacer una revisión de cómo andamos de autoconocimiento. Haremos una radiografía de lo que somos y pensamos sobre nosotros mismos desde diferentes aspectos de la misma.
    1. Físicamente: ¿Qué opinas de tu salud, aspecto, cuidado, etc.? Puntúate del 1 al 10 y explícalo.
    2. Emocionalmente: ¿Qué opinas de las emociones que predominan en tu vida? ¿Las aceptas y gestionas adecuadamente? Puntúate del 1 al 10 y explícalo.
    3. Mentalmente: ¿Qué opinas de tus pensamientos, creencias, miedos, etc.? Del 1 al 10 y con explicación.
  • Si estás por debajo del 6 en alguno de estos aspectos, debes mejorar tu autoconcepto y preguntarte: ¿Qué necesitas para mejorarlo? ¿Qué puedes hacer?
  • NOTA: una forma muy divertida y creativa de trabajar este tema tan necesario en nuestra vida, es confeccionando un tríptico en el que cada una de las partes corresponda a cuerpo, mente y sentimientos con dibujos, colores, fotos, diversos materiales, etc… que sean un «Autorretrato»

Adaptado de la actividad 6 «Más emociones creativas»

Conocerse bien es el primer y más importante paso para poder ser los protagonistas de nuestra vida.

COMPARTE

PÍLDORA EMOCIONAL: «RECONOCER LAS EMOCIONES»

  • En esta primera «Píldora emocional» vamos a comenzar trabajando y poniendo en práctica el reconocimiento de las emociones y sus efectos. Las emociones pueden aprenderse y desarrollarse, son mecanismos que nos permiten adaptarnos a nuestro mundo tanto interior como exterior. Las personas que cuentan con alta inteligencia emocional tienen la capacidad de ajustar sus comportamientos y emociones a las situaciones, por su capacidad para reconocer sus propias emociones y las de los demás.
  • ¿Cómo lo haremos? con la ayuda de emojis con diversas expresiones y sentimientos, Buscamos algunos y realizamos la actividad del siguiente modo:
  1. Cogemos un emoji o varios.
  2. En el móvil o en un espejo expresamos esta emoción hasta estar convencidos de que es la correcta, que es así como expresamos esta emoción o sentimiento.
  3. Si la realizamos en grupo cada uno expresa la emoción y el resto debe adivinarla. Si lo hacemos sin grupo, buscamos a alguien para hacer esta actividad o le enviamos una foto para que adivine «cómo me siento», no sólo nos ayudará a ver cómo andamos de reconocimiento de emociones, sino que además, crearemos vínculos con esa persona y nos divertiremos un rato.
    NOTA: Una variación de la actividad, la más rápida, es el juego del espejo, en parejas expresamos el sentimiento con gestos y movimientos para que la otra persona (Nuestro reflejo) nos imite y llegue a reconocer ese sentimiento que estamos expresando. Después lo hace al otra persona. Pedimos que entre los dos cuenten qué le ha podido suceder a su emoji para que esté así. Se amplia el juego en grupos de cuatro y creando una historia con los emojis, una vez hecha se representa o se lee.
    • Siempre terminamos con estas preguntas: ¿Qué hemos aprendido? ¿Qué me llevo de esta actividad?

«Cuando las emociones se hacen creativas» (Proyecto primero)

Ser conscientes de nuestras emociones y sentimientos, ver como lo expresarlos con el cuerpo, qué pensamientos nos generan y a qué acciones nos llevan.

COMPARTE

PÍLDORAS EMOCIONALES

Es necesario trabajar diariamente o por lo menos habitualmente, prácticas que nos ayuden y faciliten tener una buena y sana vida emocional para que en distintas circunstancias de nuestra vida las afrontemos de la forma más sencilla. Trabajaremos nuestra relación con nosotros mismos, con el entorno y con los demás … cada semana en este Blog de apoyo al proyecto «Emociones creativas» donde iremos aportando algunas propuestas.

El objetivo que buscamos es ir adquiriendo recursos sencillos y prácticos del proyecto para aplicarlos en nuestra vida y llevarlos, si lo creemos conveniente, a un grupo.

El cerebro emocional responde a un evento más rápidamente que el cerebro racional. Daniel Goleman

COMPARTE