RECOMENZAR

Tenemos que entender que rara vez comenzamos algo como si fuera algo totalmente desconocido, normalmente recomenzamos porque partimos de una experiencia previa, de un camino recorrido, de un aprendizaje adquirido…no siempre somos conscientes de esta realidad en nuestra vida. Contamos con recursos y habilidades que a lo largo del tiempo hemos ido alcanzando en diversas circunstancias y que lo único que necesitamos es ver cómo nos pueden servir en este momento en el que comenzamos una nueva etapa, un ciclo o un curso.

Siempre podemos recomenzar de nuevo, eso sí, con fuerzas renovadas y muchas, muchas ganas de emprender el camino con entusiasmo y alegría. Lo importante es continuar creciendo, caminando, avanzando y compartiendo todo lo que somos y tenemos, porque al final lo único verdaderamente importante no es solamente lograr nuestros objetivos ,nuestras metas, es el disfrutar del camino, en lo emocional aún más.

Cuando emprendamos un nuevo camino o etapa, aunque sea retomando el que ya comenzamos, debemos hacer proyecto, propósito, objetivo…Recordemos que comenzar siempre es algo apasionante, una nueva aventura pero siempre conociendo la meta que perseguimos que nos marca el rumbo.

Todo comienzo tiene una parte de ilusión y esperanza que nos motiva al logro de nuestros sueños

PROPUESTA DE TRABAJO: La metáfora del camino es muy potente para emprender algo nuevo, o comenzar una nueva etapa. Te propongo trabajar tres momentos que te facilitarán vivir con más serenidad este momento.

1º ¿De dónde parto? Piensa en cómo está tu vida, qué quieres cambiar y a dónde quieres llegar a partir de ahora. Al analizar lo que tienes y lo que quieres en el futuro, tendrás la idea de dónde te encuentras en tu vida. Define lo que quieres lograr y tener en tu vida. Deberás incluir todos los proyectos que tengas, las cosas materiales que quieras obtener, las relaciones personales que desees, etc. En este paso, tendrás que definir qué es lo más importante que quieres en la vida. Si deseas ganar cierta cantidad de dinero, anótalo en tu proyecto de vida. Si deseas un automóvil o un trabajo, anótalos y sé lo más descriptivo posible. Utiliza el diario de sentimientos y escribe toda esta reflexión. Te puede ayudar a ser concreto el siguiente cuadro de texto:

Lo que sé de mi en el pasado y en el presente: lo que me gusta y no me gusta, lo que sé hacer y lo que me cuesta más, lo que mejor se me da y lo que menos, las cosas que tengo como cualidades y los defectos, cuáles son mis valores,…
       


2º Ahora, para que tengas una visión muy clara de, partiendo de dónde estás, ver hacía dónde quieres ir responde a las preguntas:

¿Qué quiero lograr? META/OBJETIVO¿Cómo lo voy a lograr?
PROYECTO
¿Para qué lo quiero lograr? PROPÓSITO
   

3º Por último, haz una reflexión desde el sentido del camino que vas a comenzar o recomenzar:

  • ¿Es esta la meta que crees que te hará feliz?
  • ¿Cómo te gustaría verte dentro de cinco o diez años?
  • ¿Cómo cambiará tu vida si lo consigues?
  • ¿Qué hay detrás de esa meta? Es decir, ¿cuál es el propósito? La finalidad de tu plan de vida puede ser: obtener dinero, amor, libertad, tener más amigos o amigas, mejorar tu imagen personal, tener reconocimiento y fama.
  • ¿Crees de verdad que eso te hará feliz a largo plazo?
COMPARTE

¿QUIÉN SOY YO?

La base de una sana inteligencia emocional y por ende de una vida feliz comienza con un buen autoconcepto, siempre real y en positivo.

Todo empieza conociéndonos a nosotros mismos. Es “el principio de toda sabiduría” como dijo Aristóteles hace más de 2000 años. Nuestra responsabilidad es conocernos para descubrir y valorar nuestra identidad personal, para responder a la pregunta ¿quién soy?. Cuando somos conscientes de nuestro YO profundo, de lo que nos hace ser nosotros mismos, lo que nos diferencia de los demás y nos hace únicos e irrepetibles podemos decir que sabemos quienes somos. Con la teoría de la autodiscrepancia (Higgins, 1987) se nos proponen tres formas de vernos. La real, tal y como nos conocemos y nos han hecho creer que somos. La ideal, esa persona que nos gustaría ser. Y, por último, nuestro yo responsable que nos dice cómo deberíamos ser. La tarea es la de conocernos, reconocernos y valorarnos teniendo en cuenta estas tres visiones de nosotros mismos para responder a la pregunta ¿Quién soy? La respuesta será personal desde la vivencia que tenemos de nosotros mismos, con nosotros mismos y en relación con lo que nos rodea. Ser conscientes de lo que pensamos de nosotros mismos, nuestros hábitos, sentimientos, de cómo nos juzgamos, de lo que somos, de cómo somos y de lo que valemos, soñamos y amamos.

Conocernos para aprender la infinidad de cualidades y habilidades con las que contamos y que hemos ido adquiriendo a lo largo de nuestra vida, muchas de ellas no sabemos que las poseemos hasta que alguien nos lo dice o hacemos el ejercicio de autoconocimiento, por eso es urgente que dediquemos un espacio y un tiempo para ese encuentro personal con nosotros mismos. El siguiente paso después de conocernos es valorarnos y confiar en nosotros. Nuestro SER profundo, nuestra identidad es lo que realmente nos DEFINE como personas. Cuando asumimos quiénes somos y somos conscientes de nuestro YO podremos tomar la decisión de potenciar aquello que nos hace mejores y mejorar lo que no nos gusta.

PROPUESTA DE TRABAJO te propongo algunas actividades para trabajar tu autoconcepto que te ayuden a descubrir tu identidad. Dedica un tiempo a nosotros mismos.

  1. Haz una reflexión de cómo estás de amor propio y ajeno. Si te sientes querido y si te respetas y quieres a ti mismo. Te pueden ayudar de estas cuestiones:
  • ¿Qué te hace especial y auténtico?
  • ¿Cómo sientes el amor? (Comenzando por ti mismo)
  • ¿Te respetas, cuidas, mimas, etc.?
  • ¿Amas desde lo que sientes y eres? ¿Qué haces para amarte?

2. Esta segunda propuesta se trata de hacer una revisión de cómo andas de autoconocimiento. Haz una radiografía de lo que eres y piensas de ti desde diferentes aspectos de la misma. ¿Te atreves?
Físicamente: ¿Qué opinas de tu salud, aspecto, cuidado, etc.? Puntúate del 1 al 10 y explícalo.
Emocionalmente: ¿Qué opinas de las emociones que predominan en tu vida?¿Las aceptas y gestionas adecuadamente? Puntúate del 1 al 10 y explícalo.
Mentalmente: ¿Qué opinas de tus pensamientos, creencias, miedos, etc.? Puntúate de la misma manera.
Si estás por debajo del 7 en alguno de estos aspectos, debes mejorar tu autoconcepto y preguntarte: ¿Qué necesitas para mejorarlo?¿Qué puedes hacer?

3. Dinámica “Espejito, espejito”
Después de un rato de silencio, relajación y concentración. Respira profundamente y mirándonos en un espajo o en la pantalla del móvil vamos respondiendo a las preguntas:

  • ¿Qué piensas de lo que ves?
  • ¿Qué te dices?
  • ¿Qué haces?
  • ¿Qué elijes?
  • ¿Qué tal estás de amor a ti mismo?
  • ¿Qué quieres cambiar?
  • ¿Qué podrías hacer para mejorar?

CONCLUSIÓN: Termina estas actividades respondiendo a la pregunta ¿Quién soy? Defínete.

COMPARTE

NATURALMENTE NATURAL

Cuando descubrimos que «somos naturaleza» y aceptamos nuestro ser natural, buscamos momentos y espacios para conectar con nuestra esencia. La naturaleza nos enseña a ser naturales y no hay nada más grande y bueno que comportarnos y ser tal y como somos, con toda la naturalidad del mundo, sin máscaras, ni tapujos. Ser nosotros mismos, sin fingir, ns hace más auténticos y crece nuestra autoestima propiciando una muy buena gestión emocional. En lo personal aprendemos a apreciar lo que somos y el cómo nos gustaría ser. Aceptarnos tal y como somos significa que podemos mejorar por nosotros mismos. Observar la naturaleza, comprender y contemplar sus leyes y principios, seguir el ritmo de las estaciones, conocer nuestro estado anímico en cada momento son algunas de las tareas pendientes que tenemos para lograr ser realmente parte del entorno natural en el que vivimos, convivimos y sentimos.

No hay nada más sano y bueno para nuestra vida que el ser naturales
y dejar que nuestra luz brille.

PROPUESTA DE TRABAJO

Te propongo dos momentos para trabajar tu SER naturaleza, tu SER natural.

1º Aprovecha un tiempo de descanso o de vacaciones para salir y buscar un lugar para estar en contacto directo con la naturaleza: el monte, el campo, el mar, un parque tranquilo,un lago Y simplemente está, contempla, respira, siente…Verás que mejora tu estado anímico y te encontrarás mucho mejor. Se trata de repetir esta actividad siempre que puedas y en vacaciones contamos con muchas oportunidades para hacerlo. Aprovecha para practicar otras herramientas emocionales: el silencio. la meditación, la quietud, etc… y déjate llevar conectando con lo más profundo de tu ser: escucha los latidos de tu corazón, observa tu respiración, siente la brisa en la piel, descálzate y nota la tierra, la hierba, el agua…, porque donde está tu atención ahí estás tú. Dibuja, escribe, canta, etc.

2º Es una actividad mas profunda y personal, un trabajo de interiorización y búsqueda de tu ser. Vas a hacer un ejercicio de autoconocimiento y de observar lo natural que eres. Responde: “¿Quién soy desde mi ser naturaleza?”. Te invito a escribir tus reflexiones en el Diario de sentimientos, hazlo de forma creativa dibujando, pintando, subrayando, etc.

COMPARTE

DESCONECTAR PARA CONECTAR: VACACIONES

Las vacaciones son un espacio privilegiado para dedicar tiempo a practicar nuestro ser emocional. Salimos del estrés, de la rutina del día a día, de unos meses de confinamiento y teletrabajo y necesitamos urgentemente desconectar para «CONECTAR» con lo que realmente importa, nosotros mismos y la VIDA. Las vacaciones, son días de descanso y nos facilitan poder dedicar tiempo a nosotros mismos y a los demás. Tenemos un sinfín de actividades que nos pueden ayudar a crecer emocionalmente y como personas. Descansar, contemplar, aprender… Dedicar tiempo a sentir, a hacer silencio y descansar. También para potenciar nuestra capacidad creativa y regalarnos TIEMPO de calidad. No perdamos ni una sola oportunidad de las vacaciones para sentir con fuerza y gozar de cada uno de los regalos que nos ofrece la vida y, así, regresar con energía renovada, alegría contagiosa y mucho optimismo realista.

Las vacaciones nos ayudan a conectar con nosotros mismos, con los demás, con la naturaleza y con Dios

PROPUESTA DE TRABAJO

La gran herramienta emocional del proyecto «Emociones creativas» es el «diario de sentimientos» Propongo, un año más, hacer un diario de VACACIONES, enfocándonos en las pequeñas y grandes cosas que van sucediendo cada día.

  • Empieza por conseguir un diario diferente al que ya tienes para llevar a cabo esta actividad vacacional. Tiene que ser bonito y cómodo para llevar en el bolso. Puedes utilizar el formato digital si tienes tablet u otro dispositivo móvil de los que cuentan con un lápiz para escribir, si no es así, no nos sirve.
  • Comienza por los preparativos, los planes de vacaciones, todo lo que has hecho o estás haciendo para planificar tu tiempo de vacaciones. Muchas veces los preparativos son igual o más importantes que las propias vacaciones, porque la ilusión y la alegría es muy grande.
  • Conecta y sé consciente de cada vivencia, aventura, acontecimiento, encuentro, momento, etc. para reflejarlo en el diario, por muy insignificante que te parezca, cada instante cuenta y cuando regreses y mires el diario lo entenderás.
  • Sé lo más creativo y original que puedas. Dibuja, haz mapas mentales, rótulos bonitos, mucho color y, sobretodo, imaginación. No se trata de una tarea cualquiera, es tu álbum de emociones, experiencias, aprendizajes, etc. de tus vacaciones. únicas e irrepetibles.
  • Pega, recorta, fotografía, etc. todo lo que consideres importante o significativo en el diario.
  • Al final de tus vacaciones, relee y revive todo lo que has expresado y sentido en estos días y que están en el diario y, a modo de resumen o titular, saca tus propias conclusiones de este tiempo, expresa lo que sientes reviviendo estos días. Una buena manera de hacerlo aun más profundo como experiencia es compartirlo con otros.
  • ¿Te animas? ¡¡¡FELIZ VACACIONES EMOCIONALES!!!
COMPARTE

ESTAR EN SALIDA

Es un estado de vida, es no acomodarse en la zona de confort, es crecer con experiencia, esto significa estar en salida. Nos acostumbramos a estar y ser de un modo concreto, nos acomodamos incluso a lo que nos hace daño o simplemente no nos hace lo felices que deberíamos ser y no somos capaces de ver más allá de nuestra propia mediocridad o rutina estéril. Debemos ponernos en acción y cambiar las preguntas de nuestra vida los“tengo que hacer…”por los “quiero hacer…”¿Por qué hacer siempre las mismas cosas si no nos funcionan o no nos aportan nada? Con una buena inteligencia emocional es muy difícil que nos instalemos en esa zona de falsa seguridad en la que todo es aparentemente tranquilo y bueno, una estabilidad que nos hace estáticos y muy poco creativos. Crecemos y maduramos saliendo de nuestra zona de confort porque al salir descubrimos un mundo lleno de oportunidades, conocimientos, experiencias, metas y sobre todo emociones que nos hacen estar vivos y disfrutando del presente.

Para sentirse vivo y presente es necesario salir de la zona de confort, de nuestra comodidad y ponernos en camino.

PROPUESTA DE TRABAJO

Haz lista de las cosas que tienes que hacer para salir de tu zona de confort, tantas como se te ocurran, son esas cosas que sabes que son necesarias para avanzar, crecer, aprender pero…

  • Tengo que…
  • Tengo que…
  • Tengo que…

Ahora, con la misma actividad que has dicho qué tienes que hacer, cambia el “tengo” por el “quiero”, sé consciente de lo que sientes cuando estés escribiendo los «quiero»

  • Quiero…
  • Quiero…
  • Quiero…

¿Qué ha sucedido? ¿Ves algún cambio? Saca tus propias conclusiones y responde a esta pregunta ¿Qué harías que no haces si cambias el tengo por el quiero?

Todo está en querer y ponerse en camino, en ACCIÓN, al principio será difícil, pero conforme vamos descubriendo que la zona de confort no desaparece, sino que crece, nuestra vida mejora y jamás dejamos de avanzar y hacemos muchísimas cosas que antes eran impensables. Por eso nuestra vida está siempre en continua SALIDA, buscar un nuevo sueño y trabajar para lograrlo y así ir convirtiéndonos en la mejor versión de nosotros mismos y hacer del mundo un lugar mejor.

COMPARTE

¿Y SI LOS SUEÑOS FUERAN METAS?

Todo lo importante de nuestra vida comienza con y por un sueño. Desde muy pequeños soñamos con lograr aquello que deseamos. Muchas veces se queda en eso, en un sueño, pero en otras ocasiones nos impulsa a trabajar para lograrlo y ponemos toda nuestra energía, ilusión, esfuerzo y capacidades. Un sueño deja de serlo cuando somos capaces de transformarlo en un proyecto basado en nuestras capacidades, habilidades y herramientas y vamos a por todas con ahínco y perseverancia, positividad e ilusión. No dejemos jamás de soñar y trabajar para que esos sueños se cumplan.

Pero ¿y si esos sueños los hacemos metas? Los sueños son la base de nuestras metas y de nuestro desarrollo personal, pero los sueños sin acción no llegarán por sí solos. En el preciso momento en el que decidamos que vamos a por un sueño, mente, cuerpo y sentimientos se pondrán en acción y, si no es así, no es nuestro sueño. Tener un sueño nos aporta la motivación necesaria para trabajar por el logro de lo que deseamos, es un verdadero impulsor emocional.

Los sueños son el motor que nos impulsa para hacer realidad lo que deseamos en la vida

PROPUESTA DE TRABAJO

  • Comienza esta actividad dejando a un lado tu ser más racional y busca lo creativo y original que tienes y eres.
  • Todo es cuestión de soñar. ¿Ya tienes un sueño? pues dedica un tiempo y un espacio para recordarlo, revivirlo y redactarlo. Si no lo tienes, sueña, sueña mucho y a lo grande.
  • Ahora, sé lo más creativo que puedas, sin forzar nada, simplemente déjate llevar. Dibuja un camino donde se vea muy claramente la salida y la meta. Tan largo como quieras, lo importante es que lo decores y personalices. Utiliza todas las técnicas que se te ocurran y disfruta mucho en el proceso creativo.
  • En la salida escribe o dibuja, o las dos cosas, tu situación actual, de la que partes, lo que llevas en la mochila como recursos para avanzar en el camino, con lo que cuentas: valores, habilidades, experiencias, ilusiones, etc.
    En la meta escribe o dibuja, o ambas, el sueño hacia al que te diriges.
  • Marca en el camino diversos momentos (acciones, objetivos a corto plazo, etc.) que te van a ayudar a avanzar o son necesarios para llegar a tu meta. En este punto aclaramos que se puede ir completando conforme vayamos haciendo el recorrido; logros, aprendizajes, dificultades, personas que nos vamos encontrando…porque el camino es VIDA.
  • Pon esta creación en un lugar visible y que te recuerde que estás en CAMINO.
  • ¿Qué te parece la idea? Cuando llegues a la meta es muy importante que tengas muy cerca este camino y veas que “todo sueño se puede hacer realidad si te pones en camino hacia la meta” cuentas con todo lo necesario para lograrlo, si no es así, lo busca lo que necesitas y si aun así no lo consigues, lo que hayas avanzado ya es un gran logro, y posiblemente ese sueño no era el tuyo.
COMPARTE

DECIDIR PARA AVANZAR

Recordemos aquella frase: “Lo que no decidas por ti mismo, otros lo de decidirán por ti” y es así. La ilusión y las ganas que pongamos en nuestros proyectos será lo que posibilite lograrlos. Tenemos recursos suficientes y si no, busquemos, formémonos y a por ello. Recordemos que las emociones se trabajan todos los días y son la energía de nuestra vida. Tenemos tantas experiencias y vivencias emocionales que deberían ser suficientes para saber lo que sí y lo que no somos capaces de afrontar en estos momentos. y decidir con energía e ilusión. Todo depende de nosotros, y en lo emocional también podemos cambiar y mejorar. Marquémonos un objetivo o seamos conscientes del que ya tenemos y trabajemos para lograrlo desde nuestra propia experiencia. Y si necesitamos ayuda, pidámosla. La vida es para DECIDIR.

Tú decides a dónde va tu vida. Recuerda que todo es posible si creemos en ello y vamos a por ello.

PROPUESTA DE TRABAJO

Consiste en un juego en el que desde diversas perspectivas veremos lo que estamos intentando decidir. Coge papel, rotuladores de colores y juega a imaginar.
Se trata de pensar como lo harían diferentes personas y anotar las respuestas. Cambia el color del rotulador para cada uno de los personajes porque te facilitará el trabajo de evaluación de los resultados.

  • Empieza pensando como una persona impulsiva de las que deciden lo primero que se les pasa por la cabeza. Anota lo que esa persona decidiría.
  • Ahora una persona que actúa de forma intuitiva y apunta lo que te dice, que te dejes llevar por un presentimiento.
  • Pregunta a una persona que prefiere que decidan por ella y por eso le preguntas a alguien de tu confianza para que te de la solución y anota la respuesta que te dé esa persona.
  • A continuación, escucha lo que te dice alguien que confía en la suerte. Te dice que lances una moneda al aire o juegues a los dados o a la carta más alta. La respuesta que obtengas anótala también.
  • Cambia de personaje y pregunta a una persona planificadora que te dice que traces un plan para llevar a cabo tu decisión. Cuando tengas la respuesta toma nota de ella.
  • Imagínate ahora que le preguntas a una persona que necesita recoger y analizar mucha información antes de tomar cualquier decisión. Después de recopilar los datos y estudiarlos detenidamente apunta lo que te dice que decidas.
  • Por último, pregunta a alguien a quien no le gusta tomar decisiones. Te dice que dejes que el tiempo decida por ti. Anota también las consecuencias de no tomar ninguna decisión o tomarla demasiado tarde.
  • Vuelve a revisar todas estas respuestas y decide siendo tú.
COMPARTE

CREAR VÍNCULOS

Nuestra vida está llena de encuentros y desencuentros, de experiencias profundas y otras que son solo un mero trámite. Son los momentos en los que nuestra inteligencia emocional se pone a prueba, sobre todo en lo referido a las habilidades sociales. A lo largo de toda la vida hemos creado vínculos con muchas personas, unos más duraderos que otros, pero sin duda todos nos han marcado y nos hecho ser lo que somos en la actualidad. Crear vínculos emocionales duraderos es una tarea que lleva tiempo y muchas experiencias de vida en común. En un mundo en el que todo parece efímero y temporal, en el que la vida parece que va más deprisa de lo normal, debemos actuar para mantener y fortalecer las relaciones con las personas que nos apoyan y comprenden, con los que compartimos vida, experiencias y sueños; dedicar tiempo a los demás.

Una habilidad social es crear vínculos con los demás, mantenerlos y favorecer su crecimiento sin perder nuestra identidad ni influir en la suya.

PROPUESTA DE TRABAJO:

Te propongo una actividad para descubrir lo importante que son los amigos en nuestra vida. Para ello sigue estos pasos que irás escribiendo en una tabla de dos columnas:

  • Lo primero es hacer una lista de las personas que consideras verdaderos amigos y, sobre todo, el porqué, las razones por lo que los consideras así. Tienes que darte razones de peso, no justifiques la res- puesta si no estás seguro. Hazlo en una columna.
  • El la segunda columna, escribe al lado de cada uno de tus amigos una cualidad, una virtud, algo que te encanta de esa persona.
  • Por último, escoge a algunos y escribe una carta de agradecimiento por su amistad, lo ideal es que se la des en mano, pero si no es posible, la envíes por correo electrónico, redes sociales, etc.


¡Ánimo! Valora tus amistades; son un puente entre personas, amistades que vamos construyendo a lo largo de nuestra vida y están llenas de confianza, recuerdos, experiencias, momentos compartidos, etc.

COMPARTE