LA CERCANÍA DE UN ABRAZO

¿Qué significa para ti un abrazo? Varias de las prácticas de “emociones creativas” tienen como tarea al abrazar. La cercanía afectiva y personal con los otros nos hacer ser mejores personas, aprender, respetar y sobre todo amar. Abrazar es la forma más rápida y eficaz para ser con otros. Hoy les invito a trabajar las prácticas 12 y en la actividad 13 añade todas esas personas que están o han estado a lo largo de tu vida y han hecho posible que estés hoy aquí.

Abraza de corazón, siente con fuerza, vive intensamente cada instante que compartes con los demás

SOMOS CUERPO

En las prácticas 11 de “Emociones creativas” dedicamos cuatro prácticas para descubrir la importancia del cuerpo en nuestra vida emocional. Nuestro cuerpo nos ama y por eso nos alarma. Ser conscientes de nuestro YO corporal , cuidar, respetar y querernos con lo que somos nos facilita nuestro camino hacia la felicidad. La cara, el cuerpo es el espejo del alma y de lo emocional y al contrario, lo que siento y soy lo reflejo en el cuerpo. Hagamos del cuerpo un instrumento de autoconocimiento y gestión emocional. Respirar, hacer ejercicio físico, relajación, etc. nos darán el estado adecuado para sentir, descubrir, comprender y gestionar.

En inteligencia emocional comencemos por conocer y reconocer nuestro ser corporal para gestionar lo que sentimos

LO PRIMERO ES SABER Y CONOCER

Cuando comenzamos a trabajar la inteligencia emocional descubrimos que lo primero y principal es conocer y reconocer nuestras emociones y sentimientos.  En “Emociones creaticas”, nos preguntamos constantemente: ¿Cómo me siento? ¿Cómo lo siento? ¿En dónde lo noto? ¿Con qué intensidad? ¿Cómo me afecta? ¿Cómo lo expreso? Esto nos facilitará el poder regular las emociones que no nos hagan ser y estar bien o, al menos, no me entorpezcan a mi camino hacía tu meta. Me preguntarás cómo y te ofrezco dos formas: por medio de técnicas corporales (Respiración, relajación, ejercicio físico, alimentación sana, etc) y por medio de cambio de lo pensamientos (Técnica de centrarse en lo positivo, preguntarse si lo que siento me ayuda o perjudica, cómo debería sentirme en este momento, qué pensamiento necesito para cambiar este sentimiento, etc)

Recordemos que lo importante es ser los únicos protagonistas de nuestra vida, de nuestras emociones

Debemos regular nuestras emociones siendo conscientes de lo que sentimos y cómo nos afecta y afecta

LA GESTIÓN EMOCIONAL COMIENZA EN TU MENTE

En las prácticas 7 y 8 de “Emociones creativas” proponemos diferentes reflexiones y actividades para una buena gestión de las emociones y la automotivación. Reforzamos el trabajo de estas prácticas con dos puntualizaciones que nos pueden ayudar a mejorar estos dos pilares de la inteligencia emocional:

  • Lo que hago es bueno para mi y para los demás.
  • Tener claro el objetivo de lo que queremos ser y hacer ¿PARA QUÉ? y creer en ello.

Nos ayudará la técnica de las 3 preguntas:

1. ¿Qué emoción me está provocando este pensamiento, me ayuda o me perjudica?
2. ¿Cómo necesito sentirme en este momento/situación para poder afrontar la situación lo mejor posible?
3. ¿Qué pensamiento o pregunta me puede ayudar a sentir la emoción que necesito en esta situación? (válida y creíble)

Si el plan no funciona o te genera emociones negativas, cambia de plan pero jamás de meta – objetivo

CONOCERSE PARA QUERERSE

Del libro “Sé amigo de ti mismo” de José-Vicente Bonet descubrimos las AES de la autoestima. Necesitamos cambiar nuestro modo de pensar sobre nosotros mismos, vivir y potenciar nuestras virtudes y mejorar nuestras carencias. Se trata de trabajar diariamente para lograr ser la mejor versión de uno mismo. Las AES de Bonet que nos llevan a una sana autoestima son:

Aprecio a uno mismo como persona con nuestras cualidades y defectos.

Aceptación de lo que somos, también de nuestros fracasos y errores. Nos podemos equivocar y es algo tan importante como los logros, porque de ello aprendemos y crecemos.

Afecto con uno mismo, todo comienza en ti y por ti.

Atención a lo que necesitas y qué debes hacer o dejar de hacerlo

«Sé amigo de ti mismo y tu yo quedará satisfecho y te dejará en libertad para amar a tu prójimo» Tony de Mello

Encontrarás reflexiones al respecto en las prácticas 6 de “Emociones creativas”

No basta con conocerse, hay que dar el paso para amarse con naturalidad y respeto a uno mismo

NUESTRO NÚCLEO

Los “para qué” de la vida encuentran su respuesta en los valores que nos hacen ser nosotros mismos. Conocer, potenciar y vivir nuestros valores es esencial para conectar nuestro saber y hacer con los objetivos y metas que nos propongamos. Todo debemos apoyarlo en nuestros valores personales, esos que nos hacen ser únicos e irrepetibles, que nos dan nuestra identidad y nos hacen trascender, llenar nuestra existencia con la posibilidad de ser aquello que deseamos al servicio de la construcción de un mundo mucho mejor.

En “Emociones creativas” las prácticas 3 y 5 te ayudarán a entenderlo mejor

Cuando perdemos los valores quedamos vacíos y somos personas sin identidad

¿INTELIGENTE?

Nos han acostumbrado a creer que se es inteligente cuando se tiene un cociente intelectual alto, es decir, que nuestra capacidad para aprender, retener, comprender y resolver problemas es bastante buena, pero sin embargo, a lo largo de las últimas décadas hemos descubierto que no basta con ser “inteligentes” sino que además debemos ser “competentes” y de eso se trata cuando hablamos de inteligencia emocional, de saber usar lo que sabemos desde nuestros recursos emocionales para lograr aquello que deseamos alcanzar para nuestra vida, ver la vida desde lo qué sentimos nos impulsa a ser aquello que realmente deseamos ser.

El coeficiente intelectual nos dice lo que sabemos, la inteligencia emocional si lo estamos llevando a la práctica

PRÁCTICAS EMOCIONALES

Si ya llevas varias prácticas del manual, te habrás dado cuenta que esto de la inteligencia emocional no algo teórico que se memorice y se lleve a la vida sin más. Te aconsejo que no leas el libro como si fuese de autoayuda, porque no lo es, sino como una herramienta de trabajo personal para adquirir las habilidades necesarias para conseguir los hábitos emocional adecuados para ser y estar mejor.

La inteligencia emocional no se aprende, se practica todos los días y en cada momento.

La inteligencia emocional requiere practicar, practicar, practicar