CÓMO TRABAJAR EL PROYECTO «EMOCIONES CREATIVAS»

Los manuales “emociones creativas” son un proyecto y como tal tenemos que trabajarlo.

Con el primer manual “Emociones creativas” de manera muy sencilla, fresca, dinámica y práctica comenzamos a familiarizarnos con la manera de trabajar y vivenciar cada una de las propuestas que aparecen y sin un orden concreto, de ahí que se pueda comenzar por cualquier bloque de prácticas o incluso solo con algunas actividades. Lo importante es generar un buen hábito de trabajo en distintas habilidades y capacidades de inteligencia emocional. El segundo manual “Más emociones creativas” se trata de continuar con el esquema de trabajo del primero pero en esta ocasión profundizando en lo importante de la inteligencia emocional con nuevas propuestas y herramientas de trabajo. Tanto en el primero como en su profundización lo realmente importante es vivirlo personalmente, creerse lo trabajado y practicar, practicar, practicar para una vez interiorizado llevarlo al ámbito de la vida que deseemos, en nuestro caso la clase de Religión, o cualquier otra materia, pero es igualmente eficaz en la familia, los grupos de trabajo, la catequesis, etc. finalmente, nace “Cuando las emociones se hacen creativas” como un prácticum para por medio de cuatro caminos en forma de proyectos de trabajo, aplicar todo lo interiorizado y practicado en los dos anteriores manuales en cualquier ámbito de nuestra vida: personal, educativa, familiar, laboral, catequética, etc…

Desarrollar una sana inteligencia emocional lleva tiempo y esfuerzo. Por eso cuanto antes comencemos, mucho mejor.

VACACIONES CREATIVAS

Las vacaciones son el momento del año en el que podemos dedicar tiempo a nuestra vida emocional. Salimos del estrés, de la rutina del día a día y esto nos facilita dedicar tiempo a nosotros mismos y a los demás, que durante el año tenemos casi abandonados. Realizar actividades que nos ayudan a crecer emocionalmente y como personas. Descansar, contemplar, aprender… Dedicar tiempo a sentir, pero sobre todo a descansar. No perdamos ni una sola oportunidad de las vacaciones para sentir con fuerza y gozar de cada uno de los regalos que nos ofrece la vida y, así, regresar con energía renovada, alegría contagiosa y mucho optimismo. (Prácticas 43 «Más emociones creativas» Mi recomendación es realizar la actividad 73 «El diario de vacaciones» como herramienta de trabajo para estas vacaciones)

En vacaciones comparte, sal, ríe, contempla, descansa, disfruta, viaja, pero, sobre todo, vive sintiendo.

Proyecto «Emociones creativas»

Llegó el verano

Terminar el curso con la práctica del verano ☀️ Se trata de recoger los frutos del año, recompensa por el esfuerzo, dedicación y lucha. Primero buscamos las dificultades, las «piedras» del camino, momentos complicados y retos difíciles. Al final, hemos obtenido fruto a nuestro año al 30%, al 60% y al 100%. Después de un buen rato de relajación-concentración-diario de sentimientos, hacemos memoria del curso. Qué hemos comenzado y estamos en ello, qué llevamos recorrido pero nos falta todavía y qué hemos logrado, qué metas hemos alcanzado. No importa el porcentaje, lo realmente importante es lo que hemos recorrido en esta etapa de nuestra vida, saber dónde estamos, qué hemos logrado y lo que nos queda por recorrer. Ahora toca celebrar y festejar el camino recorrido y las metas alcanzadas (Prácticas 43 y 44 de «Más emociones creativas»)

PROYECTO EMOCIONES CREATIVAS

Todo comenzó con un sueño hace algo más de 4 años. El 31 de agosto de 2015 nace el blog «emociones creativas» con el fin de compartir experiencias, actividades, reflexiones, etc… de todo el trabajo en educación emocional que desde hacía unos años llevaba desarrollando en el aula con mi alumnado y en centros de profesores con docentes. Este Blog creció tanto que llegó a Madrid como una buena práctica de la asignatura de Religión en INNOVARELI. Fue en este momento cuando la editorial PPC me ofrece la posibilidad de convertir el blog en un manual y así es como nace «Emociones creativas» un libro muy sencillo, fresco y accesible a todo el mundo que quiere crecer en inteligencia emocional, no solo docentes o educadores, está abierto a todos. Un año después y con un curso de experto en inteligencia emocional y otros muchos estudios, nace «Más emociones creativas» como continuidad y profundización del primero, pero ahondando en la práctica de habilidades y herramientas emocionales personalmente y en grupo. Finalmente, el pasado sábado, en la Feria del Libro de Madrid, presentamos «Cuando las emociones de hacen creativas» el definitivo y «prácticum» manual para convertir los dos primeros en cuatro proyectos que nos faciliten el trabajo en las cinco competencias de inteligencia emocional que nos propone Daniel Góleman.

Muchísimas gracias a todos los que en estos años me habéis animado a continuar. Sobre todo a mi alumnado que son los verdaderos protagonistas de estos manuales. GRACIAS

No basta con conocer, necesitamos practicar, practicar, practicar si queremos lograr una inteligencia emocional que nos permita desarrollarnos plenamente como personas

EVALUAMOS

Al finalizar un curso escolar, una etapa de la vida o un proyecto es imprescindible y necesario hacer balance, evaluar. No es solamente hacer memoria, se trata de mirar desde dónde partimos, cuánto hemos avanzado, qué hemos logrado, qué nos falta, cuáles han sido las dificultades y, sobre todo, las propuestas de mejora para el futuro. Una propuesta para hacer este ejercicio de evaluación es hacerlo de manera creativa. Un mapa mental, un álbum de fotos, un collage, etc… que nos permita visualizar nuestro curso y confirmar lo que ya tenemos y lo mucho que ya tenemos. «Más emociones creativas, 19» «Emociones creativas, 44»

Quedarse siempre con lo positivo, lo constructivo, lo que nos lanza hacia adelante y nos hace crecer

SER CONSCIENTES

Las emociones son importantes y necesarias para nuestra vida, nos alertan, protegen, animan o ayudan en distintos momentos. Son respuesta a un estímulo externo o interno para adaptarnos a una situación concreta. Debemos dejar que suceda, localizar dónde y cómo lo sentimos y preguntarnos qué consecuencia tiene para nosotros y los que nos rodean la acción o acciones que provocan. Nuestra tarea es ser conscientes de cómo expresamos lo que sentimos física y mentalmente. Si no nos gusta o no es adecuada la respuesta, tan solo con ser conscientes y vivir esta experiencia en presente ya hemos comenzado a cambiar. Los pensamientos que surgen ante las emociones son los que hacen que actuemos de un modo u otro y en la mayoría de las veces estos pensamientos son puras creencias adquiridas a lo largo de toda nuestra vida por experiencia propia o por la educación recibida. Vivamos nuestras emociones en presente y todo comenzará a mejorar. (Emociones creativas prácticas 32)

La vida se vive en presente continuo. seamos conscientes de cada momento, cada experiencia y cada emoción

CONOCERSE Y RECONOCERSE

Ser uno mismo, conocerse y valorarse, hemos de dar un paso más en nuestro crecimiento en inteligencia emocional con la conciencia de lo que vivimos y somos. Cada decisión, cada proceso, lo hacemos desde nuestra propia responsabilidad e iniciativa. Es entonces cuando maduramos. Ya no son otros los que nos lo han pedido, ya no es la culpa de otro, somos los protagonistas de nuestra vida en lo bueno y en lo difícil. Entonces es cuando vivimos de verdad. Si nos pasamos la vida pensando en lo que pudimos y no hicimos, lo que podríamos ser y no somos, etc. Si además nos pasamos el tiempo comparándonos con los demás, ¿dónde está nuestra vida? Si no nos gusta lo que somos, hay que cambiar; si nos gustaría ser otra cosa, trabajemos por conseguirlo. Solamente nosotros tenemos las riendas de nuestra vida y solo nosotros podemos y debemos hacer de la vida un camino maravilloso en el que seamos los verdaderos protagonistas. (Prácticas 3 «Más emociones creativas»)

Conocerse bien es el primer y más importante paso para poder ser los protagonistas de nuestra vida

SER FELICES

La FELICIDAD está en cada uno de nosotros, no busquemos fuera lo que está en el interior. La felicidad no se busca, se encuentra. No se trata de hacer sino de SER y comienza conociéndonos y, sobre todo, reconociéndonos y desde ahí compartir generosamente lo que somos con los demás, es en este «darse» cuando la felicidad adquiere sentido. Estamos inmersos en una sociedad que nos llena de cosas, de ideas y expectativas de una felicidad momentánea y efímera que nos genera decepción y ansiedad. Recordemos que la vida es un camino personal, desde lo que somos y cada paso tenemos que vividlo con consciencia e ilusión hacia lo que queremos alcanzar como personas, ahí está el secreto de la felicidad. (Prácticas 10 «Emociones creativas» y 32 de «Más emociones creativas»)

La felicidad depende de la actitud con que vivimos cada experiencia, cada momento

EL RENACER DE LA PRIMAVERA

En nuestro vivir cotidiano tenemos que aprender el ritmo de las estaciones. Después de un invierno intenso de calma, descanso, reflexión… llega la primavera, esa explosión de luz, color y alegría que lo invade todo, también nuestro ser. Aprovechar esta estación para vivir intensamente la vida y soñar, desear y caminar hacía nuestras metas. La primavera es la estación de las flores fruto de lo sembrado en nuestro invierno, es abrirse y darse. Elaboramos una flor con tantos pétalos como deseemos y la llenamos de metas y deseos a corto plazo, son la motivación necesaria para vivir con alegría y sentido. En el centro ponemos nuestro nombre y la ponemos en un lugar a mano para ir arrancando cada pétalo cuando logremos cumplir lo deseado. Recordemos que todo es actitud y querer. La primavera nos anima a llevar a cabo todo lo que nos proponemos porque es la estación de la energía, la fuerza y la alegría. Prácticas 42 de «Más emociones creativas»

Renacer, ilusionarse y crecer en primavera, la vida triunfa