LA MOTIVACIÓN DE UN SUEÑO

Un sueño deja de serlo cuando lo convertimos en proyecto, pero es necesario soñar con aquello que queremos lograr, vernos con la meta logrado y el objetivo cumplido. La ilusión por lograr aquello que soñamos se convierte en la motivación para acometer todo aquello que sea necesario para conseguir nuestro objetivo por muy dificultoso que sea. En las prácticas 31 tenemos la posibilidad de trabajar este tema.

Todos los sueños tienen sus riesgos, pero ¿Qué es una vida sin sueños? Soñemos mucho

Publicado por

Pedrolupi

Profe de Religión desde el 91, coach educación, formador de formadores y ponente de educación EMOCIONAL y ESPIRITUAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *