MI CUERPO ME HABLA

Con esta sexta «píldora emocional» aprenderemos a gestionar nuestras emociones con una de las habilidades fundamentales de la inteligencia emocional: saber reconocer lo que sentimos, ponerle nombre y expresarlo de forma adecuada al momento y la circunstancia, con la ayuda de nuestro ser corporal. Por eso tenemos que trabajar para adquirir la habilidad de observación de nuestra vida como algo primordial. No siempre es sencillo reconocer lo que nos pasa, lo que sentimos puede ser complejo y en muchas ocasiones nos podemos confundir, de ahí la importancia vital de ver los efectos y síntomas que provocan en nuestro organismo las emociones con una de las mejores herramientas con la que contamos: nuestro cuerpo. Lo que sentimos nos motiva, anima y da la fuerza suficiente para continuar. Reconocer el cómo nos afecta y ser capaces de gestionarlo es saludable, necesario e imprescindible para una correcta y sana vida emocional.

¿Cómo lo haremos? con la ayuda de nuestro ser corporal. Seamos conscientes de dónde y cómo sentimos nuestras emociones corporalmente y que efectos provocan para poder gestionarlas.

  1. Hazte esta pregunta:“Cuándo me he sentido así…” Se trata de pensar en situaciones diversas en las que he experimentado alguna emoción o sentimiento y escribir lo que sucedió, verte desde fuera, observarte y describir lo que ves: de qué sentimiento se trata, cómo lo sé, en dónde lo noto (concretamente), cómo lo noto en el cuerpo, qué reacción tengo, cómo lo expreso, qué consecuencias, qué pensamientos, qué hago después, etc. PARAR, ESCUCHAR-OBSERVAR e IDENTIFICAR
  2. Ya tenemos claro el cómo sentimos las emociones corporalmente y sus consecuencias, pues bien, ahora vamos a buscar distintas maneras de gestionar esta emoción y los pensamientos que genera a través del cuerpo. Cada uno de nosotros somos un mundo, también en lo corporal y emocional, por ese motivo no hay recetas universales, pero si herramientas que podemos adaptar a nuestro ser. RESPIRACIÓN, EJERCICIO FÍSICO, DANZA, MEDITACIÓN, CONTEMPLACIÓN, COMUNICACIÓN, PINTURA, etc. tienes que hacer un ejercicio que relacione estados de ánimo, su expresión corporal y el qué herramienta puedo utilizar para su buena gestión. (Cuadro del final?
  3. Por ultimo, tienes que practicar, practicar, practicar… es la única forma para que logres una gestión emocional acorde con las circunstancias creando un hábito que te facilite el manejo adecuado de lo que sientes. Si escuchamos a nuestro cuerpo habitualmente seremos capaces de gestionar lo que sentimos cuando sea necesario.

«Emociones creativas» (Prácticas 11) «Más emociones creativas» (Prácticas 27) «Cuando las emociones se hacen creativas» (Adaptación proyecto segundo, práctica segunda)

QUÉ NOTO
EN MI CUERPO
QUÉ HAGO QUÉ PUEDO HACER
       

Debemos entrenar nuestra capacidad de reconocer lo que sentimos, con la ayuda de nuestro ser corporal y buscar las herramientas necesarias para su buena gestión y lograr ser mejores personas.

Publicado por

Pedrolupi

Profe de Religión desde el 91, coach educación, formador de formadores y ponente de educación EMOCIONAL y ESPIRITUAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *