LA IMPORTANCIA DE SABER TOMAR BUENAS DECISIONES

Habitualmente tomamos muchas decisiones de forma casi inconsciente y esto nos hace no obtener aquello que buscamos. ¿Comprendemos realmente la importancia y repercusión que tiene para nuestra vida el saber tomar decisiones? En nuestra vida tomamos decisiones día tras día, desde la más pequeña e insignificante hasta la más transcendente y profunda. El futuro no dependerá del azar sino de todas las decisiones que hayamos tomado hoy. De decidir nadie se escapa, tarde o temprano tendremos que elegir, optar, continuar porque sino es así nos quedaremos instalados en una eterna indecisión y jamás avanzaremos hacia ninguna parte.

Tenemos que aprender que algunas cosas a penas tienen importancia o nos afectan en un grado muy bajo, pero que hay otras que requieren nuestra total atención y consciencia porque nos jugamos mucho de lo que somos, tenemos y queremos llegar a ser. ¿Qué y cómo es mi alimentación? ¿Hago ejercicio físico? ¿Descanso lo suficiente? ¿Estudio o trabajo? ¿Le pido salir? etc… cuando decidimos, elegimos y esto lleva consigo la posibilidad de equivocarnos y esto también forma parte de nuestro crecimiento personal, de nuestra vida.

Decidir supone hacer un antes y un después en nuestra vida y comenzar de nuevo con otras posibilidades, otro camino, otras opciones para «reinventarnos» y pasar a la acción. Animarnos y animar a los demás a decidir ser la mejor versión y transformar el mundo.

Una vida elegida es una vida auténtica y apasionante

PROPUESTA DE TRABAJO: Además del enlace al «Juego de las decisiones» te propongo estas dos actividades:

  1. Técnica del SI…ENTONCES:

El método del «Si…Entonces…», es una técnica que cuando logres tenerla como una rutina, podrás anticiparte a los acontecimientos y tomar mejores decisiones en las pequeñas cosas del día a día. Cada vez que tengas que decidir haz este ejercicio mental «Si…entonces…» al principio te costará un poco porque requiere mucha práctica y aprender a parar un instante antes de decidir no siempre es fácil, pero co mucha práctica lo lograrás y notarás como tu vida mejora.

Ejemplo: «Si me como una fruta para desayunar entonces estaré cuidando mi salud»

Es importante que lo escribas y pienses en positivo para que tu cerebro lo entienda mucho mejor.

Haz la prueba con varios ejemplos de tu vida cotidiana para decidir de la mejor forma posible.

2. Decidir desde la consciencia para cambiar o mejorar lo que realmente deseas. El mero hecho de ser consciente te ayudará a decidir determinadas acciones, actitudes, etc. en tu relación contigo mismo, con los demás, tu trabajo, etc. y aplicarlas en tu vida respondiendo a algunas cuestiones que te motiven intrínseca y extrínsecamente:

  • ¿Qué hago ahora? ¿para qué tengo que decidir?
  • ¿Qué sucedería si hiciera…?
  • ¿Qué otras maneras tengo de…?
  • ¿Qué podría hacer diferente para…?
  • ¿Qué nuevos resultados obtendría si…?

3. «El juego de las decisiones»

Publicado por

Pedrolupi

Profe de Religión desde el 91, coach educación, formador de formadores y ponente de educación EMOCIONAL y ESPIRITUAL