DECIDIR PARA VIVIR

Gran parte de la energía de nuestro vivir diario la perdemos en la toma de decisiones y, lo que es peor, en la gestión de las consecuencias de no haber tomado una buena decisión en su momento. Conocerse es lo primero y fundamental para tomar una decisión adecuada a lo que somos: capacidades, habilidades, cualidades, etc… y lo que tenemos: conocimientos, experiencia, herramientas, etc… y hacernos estas preguntas ¿Qué necesitamos? ¿Qué podemos hacer para lograrlo? la respuesta inmediata es la ACTITUD y desde ahí decidir con un buen plan.

Las decisiones que tomemos hoy determinan la persona que seremos mañana. Jamás lo olvidemos