CON UNA BUENA ACTITUD

En el momento que somos conscientes que todo lo que nos sucede depende de nosotros mismos y que de lo que no depende de nosotros no podemos hacer nada o casi nada, comenzamos a liderar nuestra vida, no solo a gestionarla y nos centramos en lo verdaderamente importante. ¿Qué depende de mi? Tenemos que hacernos esta pregunta cada vez que nos veamos desbordados por alguna situación complicada y ser en todo momento nosotros mismos dando valor a nuestra vida y a nuestras posibilidades. ¿Cómo se logra? con actitud positiva realista para decidir qué podemos hacer y qué es lo que necesitamos.

La buena actitud comienza con la gestión, y no control, de nuestras emociones y pensamientos negativos, que tienen mucho que ver con la actitud con la que aceptamos o nos enfrentamos a la realidad que vivimos, a esta nueva realidad. Adoptar una buena actitud desde lo positivo, constructiva y productiva, vivir intensamente, disfrutando y saboreando cada momento, nos hará vivir de otra forma. Dice Marcel Proust que “aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia”. Ahí está la cuestión, en la actitud con la que vivimos nuestras vidas.

Movilizarnos y buscar nuevas oportunidades y experiencias para crecer. Las ganas, el deseo, la actitud por trasformar lo que hacemos es la forma de aprender a dirigir nuestra vida en el presente orientándola hacía el futuro. Contamos con un potencial, unas habilidades increíbles y muchos conocimientos, pero sino tenemos la actitud positiva para ponerlo en práctica no lo haremos jamás o será a medio gas, sin mucha fuerza, flojito y sin sabor. No nos merecemos una vida mediocre que nos desmotive y apague, nuestra automotivación en la vida debe ser hacer que todo lo que somos de valiosos lo pongamos en práctica para cambiar el mundo con pasión y entregándonos al máximo a nuestra misión en la vida, porque sabiendo cual es nuestra misión, podremos aportar al mundo lo mejor de nosotros mismos, dar valor a lo que es realmente importante y a las personas que nos valoran y quieren.

PROPUESTA DE TRABAJO: Dos actividades que te ayuden a buscar lo positivo, a que cambies de actitud frente a la vida, el mundo y tú mismo. La segunda es para dedicarle mucho tiempo, se trata de adquirir hábitos que te permitan afrontar la vida con otra actitud.

  1. Con esta actividad de autocompletar las frases tienes que ser capaz de descubrir lo que eres y tienes, lo que das y aportas al mundo, el cuál no sería lo mismo sin ti.

Puedo hacer una llamada, mandar un wasap, etc. a alguien…

Puedo parar un momento y respirar para ser consciente de…

Puedo caminar, dar un paseo solamente por…

Puedo comer algo sano para…

Puedo aceptar esa invitación de…

Puedo decir no a…

Puedo mejorar…

Puedo reflexionar y decidir…

Puedo…

¿A qué conclusión has llegado con esta actividad? ¿Qué has descubierto?

Te invito a que seas consciente que la voz que te dice que no puedes, no sabes, no eres capaz… no eres tú. En el momento en el que eres consciente de esto todo es más fácil. Recuerda que la solución está en ti y en tus capacidades, que solamente puedes cambiar lo que depende de ti y con esta actividad que has hecho has dado un paso adelante ¿Verdad?

2. ¿Cómo puedo tener una actitud positiva? La respuesta a esta cuestión es muy sencilla, pero llevarlo a la práctica es más complicado porque eres tú quien tiene que modificar tu forma de pensar y con ello mejorar tu vida. Para lograrlo te propongo algunos recursos que te pueden facilitar esta labor y te ayudarán a ver el mundo con más optimismo. Te aconsejo que dediques a cada uno de los puntos mucho tiempo y un espacio importante de tu día a día. Sé constante y consciente de cómo avanzas en positividad y con qué actitud te enfrentas a las cosas.

  • Busca el lado positivo: En la mayoría de las situaciones se encuentran aspectos positivos y negativos, busca y enfócate en los aspectos positivos que puedan otorgarte soluciones y bienestar en el futuro. No te quedes atrapado/a en los aspectos negativos, dándoles vueltas sinfín, sin llegar a soluciones.
  • El lenguaje es muy importante ¿Qué te dices? ¿Qué dices?
  • Concéntrate en la solución: Ante una situación adversa, concéntrate en definir los pasos para hallar la solución. De esta manera te alejas de los pensamientos negativos y te lleva directamente a la acción constructiva. El cambio es siempre una oportunidad, tener claro esto nos hará tener una actitud totalmente diferente que nos facilitará avanzar, madurar, crecer…
  • Cultiva las emociones positivas: Para favorecer las emociones positivas realiza actividades que te provoquen alegría y satisfacción. Compartir un café con una amiga o un amigo, hacer deporte, jugar con tus hijos, etc.
  • Al final del día menciona 5 cosas que te hicieron feliz durante el día.
  • Expresa gratitud: La gratitud te libera inmediatamente de las emociones negativas. Agradece cada día por lo que has logrado y por lo que tienes. Agradece por las cosas no materiales y materiales que te hacen feliz, eso te ayudará a ir dejando de lado los pensamientos negativos y frustrantes.
  • Comparte tu generosidad: Comparte lo que puedas con los demás, incluso los gestos más pequeños pueden provocar un cambio importante en la perspectiva de los demás, lo que provocara en ti una sensación de valor y orgullo propio.
  • Ofrece tu ayuda a un/a colega del trabajo en alguna actividad. Pregunta cómo se siente a tus seres queridos y amigos y comparte tu tiempo con los demás.
    Visualiza tu éxito: Tu habilidad para visualizar o imaginar puede ser una herramienta muy útil para ser más positivo. Imaginarte consiguiendo lo que deseas hace que te sientas más seguro/a, más positivo/a y con mayor esperanza de lograrlo.
  • Cierra los ojos y piensa en un evento positivo que te haya ocurrido y siente las emociones positivas, cuando abras de nuevo los ojos mantén las emociones positivas para trabajar en tus deseos.
  • Rodéate de personas positivas: Así como los bostezos o la risa, las actitudes positivas y negativas tambien se transmiten. Por lo tanto, procura rodearte de personas positivas y alejarte de las personas muy negativas.
  • Sonríe: Nuestras expresiones son una manera de expresar nuestras emociones. De manera que mantener una sonrisa te ayudará a sentirte mejor puesto que libera endorfinas, las hormonas de la felicidad. Sonríe mucho y desde el primer momento del día.

¡Ahora estas en camino de ser una persona positiva! ¿Realmente quieres ser feliz? Pues entonces, agradece lo que eres, tienes, sabes y trabaja por lograr aquello que sueñas.

En la actitud está el truco para vencer nuestras emociones negativas, todo depende de ti.

DECIDIR PARA VIVIR

Gran parte de la energía de nuestro vivir diario la perdemos en la toma de decisiones y, lo que es peor, en la gestión de las consecuencias de no haber tomado una buena decisión en su momento. Conocerse es lo primero y fundamental para tomar una decisión adecuada a lo que somos: capacidades, habilidades, cualidades, etc… y lo que tenemos: conocimientos, experiencia, herramientas, etc… y hacernos estas preguntas ¿Qué necesitamos? ¿Qué podemos hacer para lograrlo? la respuesta inmediata es la ACTITUD y desde ahí decidir con un buen plan.

Las decisiones que tomemos hoy determinan la persona que seremos mañana. Jamás lo olvidemos