PRIMAVERA EMOCIONAL

Estamos ya a mitad de la primavera, con estas herramientas emocionales vamos a vivir de manera intensa esta estación. La primavera es momento de cambios, de color, de luz y de ilusión, pero también de creatividad y de soñar. La naturaleza renace y se muestra en todo su esplendor y vitalidad. Tenemos la oportunidad de hacer nuevas todas las cosas, cambiar y mejorar nuestro ser y hacer.

La primavera es un florecer de todo aquello que hemos sembrado durante el invierno, por ese invito en este momento a que hagamos que nuestra vida florezca y se llene de luz y color, que conectemos con nuestro «yo» más profundo y hagamos algo posible lo que soñamos y deseamos. Es la estación de la motivación la que nos lanza a la aventura de conseguir incluso lo que parece imposible. Imaginemos, soñemos lo que queremos lograr y, cuando lo tengamos claro, comencemos a disfrutar mucho de cada paso del proceso.

Busquemos en estos días nuevas posibilidades a lo que hacemos normalmente para que despierte nuestra creatividad y nos facilite ser innovadores. En lo emocional, innovar y primavera van unidos porque ambos nos animan a mejorar, a confiar en que podemos hacer las cosas mucho mejor y disfrutar muchísimo más en el camino hacia la consecución de nuestras metas. Ya llegará el verano para recoger nuestros frutos.

COMENZAMOS: necesitamos motivarnos y la primavera es la estación más propicia para hacerlo. Te ofrezco estas actividades para trabajar sólo o con otros:

1º La primera actividad consiste en crear en un lugar visible de tu casa o despacho, un panel donde poner una imagen, una frase, un deseo…, para cada día de la semana. Lo puedes preparar en un día y a lo largo de la semana ir poniendo todos o puedes ir improvisando conforme las necesidades de motivación que tengas.
Si se la hacemos con otros, cada día se encargaría de actualizar y decorar este panel alguno con la colaboración de los demás con sus propuestas.

2º Las flores de la motivación. Lo primero es buscar una plantilla con el dibujo de una flor de varios pétalos o dibujarlas. Lo ideal es buscar una de color o en blanco y la coloreamos. La recortamos de manera consciente y con atención plena, en silencio o con música de relajación, es un momento para ir pensando en qué frutos quiero logar en los próximos meses (En verano o principio del otoño) Una vez coloreada y recortada la flor escribimos en cada pétalo un sueño, deseo, un objetivo, fruto que queremos lograr. Colocamos la flor en un lugar visible y cada vez que logre uno de los deseos quito el pétalo. Además de nuestra flor de la motivación, podemos hacer muchas más flores y decorar la casa, la habitación, las ventanas, etc para que nos recuerden que estamos en primavera.

3º Para lograr cumplir los deseos de la actividad anterior y que no se queden en eso, deseos, tenemos que preguntamos:

  • ¿Qué tareas me acercan para que se cumplan estos objetivos?
  • ¿Cuál es mi misión para hoy?
  • ¿Necesito ayuda de alguien?
  • ¿Qué cosas puedo posponer o, si no logro terminarlas, no altera mis planes?
  • ¿Cuántas tareas puedo hacer en un día, en una semana, en un mes…?

Ahora haz una lista de las tareas que tienes que realizar para cada uno de esos deseos.

  • A cada tarea ponle si es muy importante, importante, urgente o se puede posponer.
  • Mira el tiempo que necesitas para cada actividad. Piensa cuáles de todas las tareas te apetece hacer más.
  • Por último, haz la planificación del las tareas alternando las que son imprescindibles y necesarias, aunque sean poco apetecibles, con las que te motiven porque te gustan. Verás cómo es mucho mejor trabajar con un plan.
  • No olvides nunca que debemos ser flexibles y que no siempre podemos controlar todo, tampoco nuestro plan de trabajo.

Si esta actividad la haces con otros, sobre todo los más pequeños, podemos ayudar a hacer la planificación y al desarrollo de las actividades.

Si no hay motivación nos olvidamos de lo que realmente importa en la vida: el ser felices y contagiarlo.

LA MOTIVACIÓN SE LOGRA HACIENDO

Vamos a los la séptima «píldora emocional» Trabajaremos la automotivación entendiendo que tiene que ser entendida como un elemento fundamental para vivir intensamente, disfrutando y saboreando cada momento. Debemos movilizarnos y buscar nuevas oportunidades y experiencias para crecer. Las ganas, el deseo, la actitud por trasformar lo que hacemos es la forma de aprender a dirigir nuestra vida en el presente orientándola hacía el futuro. Una de las grandes lecciones que aprendemos en la vida es que todo esfuerzo tiene su recompensa. Luchar por lo que queremos supone crear unos hábitos concretos en nuestra vida cotidiana que suponen un esfuerzo que requiere dedicación y alguna que otra toma de decisiones con sus dificultades. Se trata de aprender a buscar las oportunidades y recursos que se nos presentan y aprovecharlos para lograr lo que deseamos. Es necesario e imprescindible contar con la ilusión y motivación por la que estamos haciendo el esfuerzo y, de este modo, no solo es más fácil, sino que disfrutaremos de cada logro

¿Cómo lo haremos? Con un ejercicio sencillo. Te propongo que no acabe un día, una sesión de clase, una actividad, un proyecto, etc. en el que no anotes lo que has logrado, aprendido, avanzado…
Con esta actividad, que debes hacer como un hábito, conseguirás saber cómo y dónde te encuentras en tu proyecto de vida y qué significa para ti cada logro. Aumentarás tu autoestima y la motivación por lo que haces cada día.

  1. El diario de sentimientos es una herramienta fundamental para llevar a cabo esta tarea.
    • Cuál era el reto u objetivo.
    • En qué ha consistido el logro.
    • Un “premio” con el que lo celebrarás.
  2. La motivación es la que te mueve y lleva allá donde quieres ir. Una persona motivada es capaz de alcanzar aquello que desea. Piensa, reflexiona sobre tus aliados para obtener la motivación que necesites en momentos de desánimo, esto es, tus fuentes de motivación:
  • Internas: los valores que mueven tu vida, tus metas,logros, tus para qué…
  • Externas: lugares donde estás muy a gusto, actividades que te hacen sentir muy bien, personas referentes y ejemplo en tu vida, momentos de placer y ocio…

Hacemos un cartel, un mural, un trabajo plástico, etc en definitiva, algo creativo para tener a la vista y que sea nuestro apoyo motivacional.

Si la motivación es para la clase, el grupo o equipo de trabajo, no olvides que los retos y objetivos tienen que estar acorde con las posibilidades, habilidades, capacidades… que los logros no siempre tienen que ser del 100% y que siempre, siempre, siempre hay que celebrarlos aunque sea de manera muy sencilla.

«Más emociones creativas» (prácticas 9)

Los logros del día a día son la motivación para llegar a la meta y lo hace más fácil.

CAMBIAR PARA MEJORAR

En esta cuarta «píldora emocional» trabajaremos la actitud para dar lo mejor de nosotros mismos. Tenemos un potencial, unas habilidades increíbles y muchos conocimientos, pero si no tenemos la actitud positiva para ponerlo en práctica no lo haremos jamás o será a medio gas, sin mucha fuerza, flojito y sin sabor. Cuando hagamos algo, que sea dando lo mejor de nosotros y poniendo todo nuestro potencial, dejando la piel en ello, focalizándonos en nuestras fortalezas y cualidades. Hacer lo ordinario, extraordinario.

Afrontar las dificultades de la vida con optimismo realista es siempre mucho mejor para nuestro estado emocional porque nos activa y mueve para resolver de manera natural esos momentos o cuestiones que, en alguna ocasión, se nos presentan, es en definitiva cambiar de actitud ante la vida, las circunstancias, los demás y nosotros mismos. Cuando somos conscientes de lo que somos, tenemos, hacemos, sentimos, vivimos,…el siguiente paso es vivir con actitud positiva y fluidez el aquí y el ahora aprendiendo de los errores, madurando con las dificultades, disfrutando de cada momento, compartiendo lo que somos con los demás, siendo agradecidos, etc…

¿Cómo lo haremos? La actividad que propongo es muy sencilla, se trata de ser conscientes de nuestros pensamientos recurrentes negativos para poder cambiarlos.

  1. Haremos dos listas. Lo podemos hacer de manera creativa y muy visual con alguna técnica como el mapa mental o el visual thinking.
  2. Primera lista. Comprueba la cantidad de cualidades, habilidades, herramientas, etc que tienes y que te hacen ser una persona increíble.
  3. Segunda lista. Los pensamientos negativos que habitualmente surgen a la hora de emprender una tarea nueva o cuando pienso en hacer algo de manera diferente.
  4. Ahora es cuando viene lo verdaderamente importante para cambiar tu actitud negativa en positiva. Contesta a esta pregunta observando la segunda lista ¿Qué cosas me he perdido, me pierdo o me cuesta hacer con estos pensamientos? con la primera lista, contesta a esta otra pregunta ¿Qué puedo cambiar aplicando lo qué soy y tengo para que ese pensamiento cambie y me permita avanzar y crecer?
  5. Concluimos con una reflexión que convertiremos en eslogan de nuestra vida para cambiar de ACTITUD frente a las dificultades y retos. Confeccionamos un cartel con este eslogan que pondremos en un lugar visible y que veamos normalmente para recordar que «si quiero puedo».

«Más emociones creativas» (Prácticas 36 y 37)

La actitud marca la diferencia en nuestra vida. Hagamos posible aquello que soñamos

SALIR DE LA RUTINA

Entramos, sin darnos cuenta, en una espiral estresante de actividades que hacen que nuestra rutina diaria sea agotadora. No somos capaces de ver más allá de los quehaceres que llenan nuestra vida de actividades que no siempre nos hacen ser más felices y realizados. Si deseamos avanzar, continuar en nuestra vida con alegría y motivación, necesitamos salir de la zona de confort, por muy cómodos que nos encontremos en ella. (Prácticas 22 de «Más emociones creativas»)

Hay momentos en los que necesitamos salir de la rutina para encontrarnos con lo verdaderamente importante