HAGAMOS BALANCE DEL AÑO

Toca hacer balance del año que terminamos y tenemos que hacer memoria. Recordar todas las cosas que durante este año hemos logrado y las que se han quedado por el camino. Pensemos en los momentos decisivos, en esas conversaciones de las que salimos con ganas de cambiar el mundo, o por lo menos el nuestro. Un año entero en el que hemos aprendido, crecido y madurado. Ahora hagamos una lista de las personas, los momentos, las fechas, lecciones, propósitos, metas logradas y fracasos que nos han enseñado mucho, tanto vivido este año que debemos hacer memoria y seguir adelante con la seguridad de que ha sido un paso más en nuestro caminar hacia la persona que queremos llegar a ser.

Quédate, al menos, con un momento de este año que termina y por lo que ha merecido la pena y alégrate.

PARA TERMINAR EL AÑO

Les invito a realizar un ejercicio de memoria emocional en el diario de sentimientos. Se trata de, a modo de bocadillos o nubes, poner los nombres de  los meses  y escribir en cada uno de los 12 al menos una cosa por la que ese mes fue importante, espacial o simplemente para recordar. Al terminar la actividad tendrás 12 razones por las que este año que terminamos ha merecido la pena. ¿Te animas?

Cuanto mayor objetividad y equilibrio tengamos en el balance del año. más autentico y útil será.