CONOCER PARA HACER

El trabajo de la inteligencia emocional supone adquirir una serie de habilidades que, con mucha práctica, vamos aprendiendo y nos facilitan el logro de aquello que queremos ser y conseguir. Percibir y ser conscientes de lo qué siento y sienten los demás estando atentos a el cómo las expresamos y sus consecuencias, reconociendo las acciones que provocan, los pensamientos que generan y cómo nos afectan en nuestro día a día, aceptarlos y buscar soluciones con un buen plan de regulación personal. ¿Cómo nos sentimos? ¿Por qué? ¿Cuáles son sus consecuencias? ¿Qué puedo hacer para cambiar los pensamientos negativos que generan algunas emociones? ¿Qué necesito para lograrlo?

La cuestión no está en tener emociones, está en saber qué hacer con ellas para estar y ser mejores

MÁS EMOCIONES CREATIVAS

Si “Emociones creativas” y te sirve, ayuda y motiva a ser la mejor versión de ti mismo desde tu propia realidad, habilidades y cualidades, ahora te propongo “Más emociones creativas”, una continuación del primero, pero con la experiencia de los frutos recibidos en estos meses y el trabajo-estudio de profundización y reflexión personal en el que he ido descubriendo lo importante que es conocer aquello en lo que crees y, sobre todo, ponerlo en práctica. Si ya has trabajado Emociones creativas, habrás entendido que esto de la inteligencia emocional solo se logra con la práctica, la constancia y la paciencia. Te invito a que trabajes todas y cada una de las propuestas que ofrezco en este manual y le saques todo el partido que puedas. Verás cómo mejora tu vida y la de los que te rodean.

No somos responsables de nuestras emociones, pero sí de lo que hacemos con ellas