ES TIEMPO DE PARAR

Siempre es un buen momento para parar, mirar por dónde vamos y hacia dónde nos dirigimos, pero hay épocas del año que favorecen el poder dedicar tiempo a detenerse y reflexionar sobre las cosas realmente importantes de la vida. Conocerse y reconocerse en el silencio y la soledad. Las vacaciones pueden ser un buen momento. En el manual, las prácticas 4 te ayudarán a trabajar. Comienza por las actividades comunes.

Necesitamos parar, callar, descansar, buscar en silencio nuestra esencia y volver con más fuerza

SER EN PRESENTE

Ser en presente, ser presente. Vivir en presente es verdadero regalo…paremos y seamos conscientes de por dónde vamos, cómo vamos y para qué vamos disfrutando de cada momento y experiencia de nuestro día a día y cambiará la percepción de lo qué vivimos. Detenernos, mirar, reflexionar y después actuar, esta es la forma de cambiar aquello que no nos hace ser y estar bien. La vida es demasiado breve para perdérsela. Repasa las prácticas 32

 

Seamos conscientes de cada instante y transmitimos alegría a nuestro alrededor

REENCONTRARSE

Cuando descubrimos la necesidad de parar y comprendemos que es importante detenernos en el camino y “mirarnos sin prisa pero con pausa”, somos capaces de reconocernos, sentirnos y escucharnos.

En la práctica primera del manual damos unas recomendaciones y comenzamos las prácticas emocionales siguiendo un proceso que nos puede ayudar a ir adquiriendo el hábito de parar todos los días para recargarnos, llenarnos, descansar y preguntarnos cómo estamos. Seamos constantes y pacientes con nosotros porque no es sencillo este ejercicio.

Aprender a parar, a detenerse y mirar por dónde andas y cómo sientes. Reencontrarse