LOS RITMOS DE LA VIDA

Una de las maneras más sencillas y directas de trabajar la inteligencia emocional es desde lo corporal. La dimensión corporal nos ayuda a entendernos y reconocernos. La vida nos va marcando ritmos que no siempre respetamos o cuidamos, es en ese momento cuando perdemos el equilibrio entre cuerpo, mente y sentimientos y todo parece que se derrumba, que no estamos a la altura de las circunstancias o incluso olvidar el propósito de nuestro hacer en la vida. Ante cualquier experiencia emocional busquemos el ritmo, trabajemos nuestro ser corporal y centrémonos en cómo vividlo. Prácticas 11 de «emociones creativas»

Cada momento, cada situación, cada experiencia requiere su tiempo y ritmo vital