SOMOS A DIARIO

Estamos viviendo un momento complicado con la pandemia, por eso es muy importante que seamos conscientes de lo positivo y bueno de esta situación en nuestro día a día. Enseñar a los demás a vivir con paciencia y serenidad, a cuidarse y cuidarnos. Enseñar desde la cercanía del corazón y proporcionar las herramientas necesarias para ser creativos, imaginativos, inventivos, generosos, colaborativos y exploradores… a pesar de la distancia física, sin negar la realidad, dar sentido y razón para crecer y SER SIENDO. Transformar esta situación en OPORTUNIDAD.

La felicidad no está en la meta, sino en el camino que nos lleva hacia ella

Hemos oído esta frase cientos de veces y todavía no somos capaces de reconocerlo. Nos perdemos infinidad de oportunidades para ser felices por no ser conscientes de los lo que somos y tenemos ahora. Es en la vida cotidiano, en lo diario donde se da la verdadera felicidad. Estamos tan acostumbrados a que todo sea como es y a ser como somos, que no nos paramos a pensar si esta vida es la que quiero y si soy lo que quiero ser. Si queremos vivir plenamente y mejorar nuestras relaciones, tareas, acciones cotidianas no tenemos otra manera que reconocernos y afrontar la vida desde nuestras cualidades y déficit, y desde ahí, mejorar las pequeñas o grandes acciones del día.

Ser conscientes de cada experiencia, que cada momento, de cada encuentro, de cada alegría por muy pequeña que sea nos aporta un granito de arena a nuestro estado emocional que agranda nuestra felicidad. Aceptar lo que nos sucede en la vida siendo conscientes del momento, de lo bueno y lo dificultoso, de nuestras cualidades positivas y debilidades, todo es importante para construir nuestro camino hacia la felicidad disfrutando de cada logro y aprendiendo de cada error o caída. Los que vivimos el momento como un presente somos más felices. Todo depende de nuestra actitud a diario.

La felicidad depende de lo realmente conscientes que seamos de cada experiencia, de cada momento de nuestro día a día.

PROPUESTA DE TRABAJO: la primera consiste en una reflexión personal y la segunda una actividad creativa. Recuerda utilizar el diario de sentimientos, quizá sea la herramienta de trabajo personal más eficaz y eficiente para vivir nuestra vida en presente. Si lo trabajas en grupo o en clase recuerda que cada sesión es en presente.

  1. Responde a estas cuestiones y a otras que consideres importantes para tu vida diaria: ¿Eres consciente de todo lo bueno y positivo que tienes y vives?¿Disfrutas de las pequeñas cosas de la vida? La amistad, el hacer cosas altruistamente, crear, etc. ¿Vives cada día como una oportunidad para ser más y mejor? ¿Cómo vives tu día a día ?¿Ves el vaso medio lleno o medio vacío?¿Tienes la capacidad de trasformar lo negativo en oportunidades y posibilidades? Saca tus propias conclusiones y pregúntate ¿Qué necesito? ¿Qué puedo hacer? Nuestra felicidad es a diario.
  2. En esta segunda actividad tienes que elaborar un horario semanal. De manera creativa y muy visual confecciona un «dietario» de una semana o quincena. Cada día tendrás que ir anotando todo lo que te vaya sucediendo, por muy pequeño o insignificante que te parezca. Desde que te levantes hasta la hora de ir a la cama. Decora, dibuja, subraya, etc… para que sea vistoso te facilitará ser más consciente del momento vivido. Al final de la semana observa el resultado y repasa conscientemente todo lo que has vivido durante esos 7 días. ¿Merece la pena tu vida? Recuerda, la felicidad es en PRESENTE.

Una propuesta para grupos o tutorías es que este dietario de la semana se haga en formato muy grande, se decore y lo pongamos en un lugar visible para ir anotando al principio o final de cada sesión una palabra, un sentimiento, una experiencia, un aprendizaje, etc… al final de la semana hacernos una asamblea para ser conscientes de nuestro SER en PRESENTE