VIVIR DESDE NUESTROS VALORES

Llevar una vida acorde con nuestros valores nos hace ver el mundo de otra forma. Los valores son lo que más importante de nuestra vida, la esencia, lo auténtico, lo que nos hace ser nosotros mismos, nuestra esencia y núcleo. Cada uno de nosotros entiende , vive y siente los valores de una manera muy personal, porque, aunque el «valor» es universal, el significado cambiará según la importancia que le demos cada uno.

Por los valores nos movemos, cambiamos, decidimos quién queremos ser. Conocerlos y clasificarlos se convierte en una prioridad para entender nuestro modo de ser, sentir, pensar y actuar. Si queremos llegar a ser felices y plenos se hace totalmente necesario que busquemos cuales son los valores que mueven nuestra vida, los que nos dan sentido y nos hacen ser mejores personas.

Los sentimientos están muy ligados a nuestros valores. Cuando conectamos con nuestros valores, estos, despiertan las emociones que están asociadas a ellos y se crea una conexión total donde todo lo que ese valor significa para nosotros nos hace sentirnos de un modo u otro. Cuanto más profundicemos en crear un buen sistema de valores que conforme nuestra identidad, antes podremos actuar tal y como realmente somos, con coherencia de vida, con principios que delimitarán la importancia de cada aspecto concreto de la vida. Son los valores los que nos impulsan al compromiso y los que hacen que seamos la mejor versión de nosotros mismos y cuando realmente nos sentimos conectamos en profundidad con lo que realmente nos importa en la vida todo tiene sentido y las decisiones las tomamos con la certeza de estar haciendo lo que realmente tenemos que hacer.

Solo si conocemos nuestros valores construiremos la persona que queremos ser, y ya puestos… ¡el mundo que queremos!

PROPUESTA DE TRABAJO: Lo primero y principal es que trabajes para conocrer y reconocerte desde tus valores, por eso, te propongo estas actividades:

  1. Identifica tus valores, los esenciales, los troncales en tu vida. Esos que “sí o sí” tienen que estar para que todo encaje:
  • Los VALORES: ¿Qué es un valor?

«Es una cualidad, condición, o estándares que son deseables e importantes, coinciden con las nociones que tenemos acerca de lo que es justo y bueno». Los valores se relacionan con:

  1. El tipo de persona que eres
  2. Las metas, aspiraciones y conductas que tienes
  3. Con la calidad de tus relaciones presentes y futuras
  4. Los eliges libremente, pero responsablemente
  5. Los llevas contigo todo el tiempo y los demuestras en tus actos
  6. Hacen que te sientas orgulloso de tus actos
  7. Te dan fuerza para actuar cuando no te sientes muy seguro de una decisión
  • ¿Cuáles son los 10 valores más importantes para ti? Da un orden jerárquico a ellos
Valores
    
    
    
    
    
    
  • ¿Cómo andan mis propios valores? ¿Soy confiable? ¿Soy leal? ¿Soy generoso? Pero no solo eso, también debes hacer un ejercicio y cuestionarte ¿Cómo afectamos a los demás cuando no vivo acorde con mis valores?
  • Los valores son principios que nos permiten orientar nuestro comportamiento en función de realizarnos como personas. Son creencias fundamentales que nos ayudan a preferir, apreciar y elegir unas cosas en lugar de otras, o un comportamiento en lugar de otro. También son fuente de satisfacción y plenitud. ¿Cómo los reconozco en mi vida, en mis actos, en mis palabras, en…?
  • Nos proporcionan una pauta para formular metas y propósitos, personales o colectivos. Reflejan tus intereses, sentimientos y convicciones más importantes. ¿Tengo claro que lo que hoy hago o dejo de hacer me marcará mi futuro? Razona tu respuesta desde tu escala de valores.

2. La teoría de los círculos concéntricos («Emociones creativas» actividad 3, «Más emociones creativas» actividad 6 y «Cuando las emociones se hacen creativas» Proyecto 1, práctica 3):

Afrontamos la valoración que tenemos de nosotros mismos. Para ello debemos conocernos: cómo actúo con mis amigos y familia, qué sentimientos tengo hacia la vida, qué valores considero importantes, qué puedo conseguir, qué quiero ser… Es decir, nuestras fortalezas y debilidades para construirnos cada día y sentirnos bien.

Contesta a estas preguntas sinceramente.

  • ¿Cuáles son mis valores principales y que no voy a cambiar por nadie?
  • ¿Cuáles son los hábitos que no permitiré que me obliguen a dejar?
  • ¿Cuáles son mis preferencias más frecuentes?
  • ¿Cómo me definiría?
  • ¿Qué me gusta de mí?
  • ¿Qué cambiaría de mí? ¿Qué estaría dispuesto o dispuesta a cambiar por alguien?

Saca conclusiones.

  • Los valores son los ideales, la personalidad, el carácter…. Son lo más importante, lo que te define y te hace ser quien eres.
  • Los hábitos son las «costumbres» o «rutinas». Son importantes pero no fundamentales; son lo que nos hacen estar en el presente: ir al trabajo o a clase, hacer deporte los domingos por la mañana, ver la tele después de comer, las tareas domésticas, tener algunos gustos gastronómicos…
  • Las preferencias son las cosas que se suelen hacer en el tiempo libre. Por ejemplo: ir al cine o salir de copas. Pueden cambiar a lo largo de nuestra vida porque tiene que ver con nuestros gustos o aficiones, que en muchísimas ocasiones vienen marcados por las personas con las que compartimos muchos momentos de nuestra vida e incluso pueden pasar a ser hábitos.

Según las conclusiones que has visto, recopila y haz ahora tu propio esquema.

Núcleo: valores, principios, ideales… 
Hábitos 
Preferencias 

Ahora saca tus propias conclusiones y escribe una frase en el que te digas el por qué es tan importante conocer y vivir acorde con tus valores y qué tienes que comenzar a hacer ya y qué necesitas

NUESTRO NÚCLEO

Los «para qué» de la vida encuentran su respuesta en los valores que nos hacen ser nosotros mismos. Conocer, potenciar y vivir nuestros valores es esencial para conectar nuestro saber y hacer con los objetivos y metas que nos propongamos. Todo debemos apoyarlo en nuestros valores personales, esos que nos hacen ser únicos e irrepetibles, que nos dan nuestra identidad y nos hacen trascender, llenar nuestra existencia con la posibilidad de ser aquello que deseamos al servicio de la construcción de un mundo mucho mejor.

En «Emociones creativas» las prácticas 3 y 5 te ayudarán a entenderlo mejor

Cuando perdemos los valores quedamos vacíos y somos personas sin identidad